Viernes, 11 de octubre de 2019: Hoy celebra la Iglesia la Fiesta de Santa Soledad Torres Acosta y San Juan XXIII

Lc 11,15-26: Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros.

En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron:
-Si echa los demonios, es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios. Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo. El, leyendo sus pensamientos, les dijo: -Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces. Pero si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo, está contra mí; el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero como no lo encuentra, dice:
-Volveré a la casa de donde salí. Al volver se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio.

REFLEXIÓN

Actualmente, en muchos ambientes se nombra mucho al demonio, y se promueve el miedo al demonio. Todo se ha de respetar, pero desde que vino Jesús, se ha acabado el reino del espíritu del mal, y ha comenzado el reino de Dios. Jesús venció al demonio y todo lo relacionado con el espíritu del mal. Hemos de tener en cuenta la maldad que existe en el mundo, pero centrar nuestra atención en el demonio y en las fuerzas del mal, es quitarle fuerza a  nuestra fe en Jesús y distraernos de la misión que él nos ha encargado, de anunciar y construir el Reino del Padre-Madre, que nos llama a construir un mundo mejor para todos.

 

LA FUERZA

Hoy para conseguir los objetivos que nos planteamos,  empleamos mucho la fuerza de la voluntad, la buena imagen, la fuerza de la propaganda, la técnica y otras muchas cosas… No se suele recurrir a la honradez, el bien común, y la defensa de la dignidad de la persona por encima de todo…Y lo que conseguimos no nos llena, nos da más hambre de hacer y producir…

Buen día…

 

 

LA FORÇA
Hui per a aconseguir els objectius que ens plantegem, emprem molt la força de la voluntat, la bona imatge, la força de la propaganda, la tècnica i moltes altres coses… No se sol recórrer a l’honradesa, el bé comú, i la defensa de la dignitat de la persona per damunt de tot…I el que aconseguim no ens ompli, ens dóna més fam de fer i produir…
Bon dia