Evangelio

Lc 3,15-16.21-22: Jesús se bautizó. Mientras oraba, se abrió el cielo.
En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: -Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará con Espíritu Santo y fuego. En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto”
REFLEXIÓN
Jesús, en el Jordán, se puso en la fila de todos aquellos que iban a bautizarse, en la fila de los pecadores, como un más. La obra que él quería realizar la comenzó desde bien abajo, poniéndose a la altura de todos…Sabía muy bien que sólo se puede ofrecer a las personas, algo que vaga la pena, si estamos cerca de ellas, no sólo físicamente, sino sobre todo con un corazón que experimente su misma vida y que lo comparta todo. Desde siempre había sentido la cercanía, el amor y la ternura de su Padre, y quería ofrecernos a todos lo que él había vivido y lo que , aún sin saberlo, todos estábamos esperando… Y Dios manifiesta su aprobación de la acción y vida de Jesús proclamando ante todos que Jesús era su Hijo, el amado, el predilecto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s