Parálisis

18 de enero de 2019
Mc 2,1-12: El Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados.
Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la palabra. Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico: -«Hijo, tus pecados quedan perdonados.» Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: -«Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?» Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo: -«¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico “tus pecados quedan perdonados” o decirle “levántate, coge la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados … » Entonces le dijo al paralítico: -«Contigo hablo: Levántate, coge tu camilla -y vete a tu casa. » Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo:-«Nunca hemos visto una cosa igual.»
REFLEXIÓN
Los que levantaron las tejas y abrieron un boquete en techo, por lo que se ve, ya conocían a Jesús y tenían confianza en que no se iba a molestar por aquel atrevimiento, y dan a entender que tenían una fe muy grande en él. Jesús, al ver al paralítico, comenzó por desbloquearlo de los problemas de su conciencia, por lo que se ve esto es lo más importante en una persona. En aquel tiempo, se pensaba que, el que tenía una parálisis, o cualquier otra enfermedad, era porque había cometido algún pecado y la enfermedad era el castigo. Los escribas, entendidos en la Ley, se escandalizan porque Jesús se atreve a perdonar pecados, pero Jesús les demuestra que tenía poder para perdonar pecados, levantando al paralítico de su camilla. Esta era la misión de Jesús en este mundo: Ofrecer el perdón de Dios a todas las personas, y liberarlas, levantándolas de su parálisis. En el mundo hay muchas personas inmovilizadas por muchas parálisis: El miedo, la culpabilidad, la avaricia, la violencia, el fanatismo, todas las adicciones que hoy tienen a la persona atrapada y esclava, el orgullo, el egoísmo… El mundo está paralizado por el dinero, el afán de poder, el consumo…Jesús ha venido a liberar a la humanidad de todas las parálisis y darnos la alegría de vivir en libertad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s