28 de enero de 2019
Lectura del santo evangelio según san Marcos (3,22-30):
EN aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: «Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios». Él los invitó a acercarse y les hablaba en parábolas: «¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido internamente no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa. En verdad os digo, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre». Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.
REFLEXIÓN
Jesús es un luchador contra las fuerzas del mal que esclavizan a cada persona y a toda la humanidad. Ha venido a este mundo para hacernos libres de todas las ataduras, aunque sean cosas buenas y que todo el mundo acepta. El compromiso de Jesús provoca la envidia de los que tienen el poder en la sociedad, hasta el punto de que lo acusan de estar aliado con el espíritu del mal. Son precisamente los poderosos, los que organizan el mundo, los que, casi siempre, esclavizan a las personas y a los pueblo. Dios quiere salvar a todos, incluidos los poderosos, pero no impone su salvación a nadie. El que se cierra a lo que Dios le ofrece y pretende ocupar el lugar de Dios, se hunde en su orgullo y se convierte en un peligro para los demás. Creer en Jesús es aceptar la liberación que él nos ofrece y comprometerse con él en la liberación de la humanidad.

El miedo

El miedo es uno de los peores consejeros que tiene la humanidad. El miedo nos hace violentos, intransigentes, suspicaces… y también nos paraliza y nos vuelve incapaces de afrontar la realidad, o de afrontarla de forma racional. El miedo provoca una tremenda carrera de armamentos, y hace que se fabriquen muchas bombas atómicas, que se cierren las puertas a los refugiados y a los que salen de sus países huyendo de la violencia o de la miseria, que se nieguen los derechos a los que son de otras raza o de otra cultura… El egoísmo nos hace miedosos, malpensados y, a veces enemigos de los que nos son como nosotros, o no se someten a lo que nosotros queremos… Y el miedo se puede cultivar y utilizar para muchas cosas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s