22 de febrero de 2019

Mt 16,13-19: Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos.

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
-«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» Ellos contestaron:  -«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.» Él les preguntó:  -«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro tomó la palabra y dijo: -«Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo.» Jesús le respondió: -«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»

REFLEXIÓN

Pedro, al preguntar Jesús quién pensaban que era él, confiesa que es el Mesías, el enviado por Dios para la salvación de la humanidad. Lo que dijo Pedro no era por cuenta propia, sino porque Dios se lo había revelado. Y Jesús acepta la confesión de Pedro y lo nombra responsable de la Iglesia, no para tener poder y estar por encima de todos, sino para servir y construir la unidad. Desde el principio ha habido un responsable de toda la Iglesia, una persona que ha trabajado para que se mantenga la fe verdadera y para que los cristianos trabajemos unidos por el bien de todos. Esta es la misión del Papa, de los obispos, de los sacerdotes y todos los cristianos, porque todos los miembros de la Iglesia, todos somos responsables de guardar y transmitir, a todas las personas que encontremos, la fe que Jesús nos ha dado y de trabajar por el diálogo, la unidad y el bien de la Iglesia y de toda la humanidad.

 

 

La lucha por el poder

Normalmente, en la sociedad, se lucha, por todos los medios, para conseguir el poder y, a ser posible, el poder absoluto. Y una vez conseguido el poder, se hace todo lo posible por mantener lo que se ha conseguido, y, si es posible aumentarlo, con la escusa de servir al pueblo, cuando el servicio al pueblo, se suele hacer renunciando al poder. Falta servidores del pueblo, sobra lucha por el poder…

Buen día…

 

 La lluita pel poder
Normalment, en la societat, es lluita, per tots els mitjans, per a aconseguir el poder i, si pot ser, el poder absolut. I una vegada aconseguit el poder, es fa tot el possible per mantindre el que s’ha aconseguit, i, si és possible augmentar-lo, amb l´escusa de servir al poble, quan el servei al poble, se sol fer renunciant al poder. Falten servidors del pueblo, sobra lluita pel poder…

Bon dia…

 

La Mesa de la Palabra (10)

Forma parte de la Mesa de la Palabra, la homilía que predica el sacerdote… “Homilía” es una palabra griega que significa “conversación”. Para que un sacerdote haga bien la homilía, debe entablar una conversación-diálogo con las personas que asisten a la celebración de la eucaristía, pues la finalidad de la homilía, es ayudar a los que asisten a comprender la Palabra que se ha leído y a aplicarla a la vida, es decir, ver la relación que la Palabra tiene con la vida y cómo se ha de vivir a partir de esa Palabra. Cuando un sacerdote se desconecta de la gente que asiste, y habla lo que  a él le parece, no hace una homilía sino un discurso que puede, o no servir para bien de la comunidad.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s