28 de febrero del 2019

Mc 9,41-50: Más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al infierno.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -El que os dé a beber un vaso de agua, porque seguís al Mesías, os aseguro que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te hace caer, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos al abismo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te hace caer, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies al abismo. Y si tu ojo te hace caer, sacátelo: más te vale entrar tuerto en el Reino de Dios, que ser echado con los dos ojos al abismo, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga. Todos serán salados a fuego. Buena es la sal; pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la sazonaréis? Repartíos la sal y vivid en paz unos con otros.

REFLEXIÓN

El evangelio de hoy es muy actual. Sacar a relucir el daño que se le puede hacer a los niños abusando de ellos. Dice Jesús, que a la persona que comete un abuso se le ha de hacer justicia, no dejarlo estar, ni ocultar lo que ha hecho… Y también, con algunos ejemplo, nos hace ver que, cuando algo nos esclaviza, o destruye nuestra vida, tenemos que saber renunciar a ese objeto, aunque nos cueste tanto como cortarnos una mano. Por mantener y experimentar nuestra libertad y nuestra dignidad, vale la pena renunciar a todo el oro del mundo. Quien se deja llevar de sus inclinaciones, es algo así como la sal que ha perdido su sabor…

 

Saber perder

Es muy importante en la vida saber perder, y saber callar, y no intervenir en algunas ocasiones, y dejar que la vida vaya poniendo las cosas en su sitio, aunque nos tomen por tontos, o por “blandos” o “buenistas”. En muchas ocasiones es el camino para encontrar la paz.

 

Saber perdre
És molt important en la vida saber perdre, i saber callar, i no intervindre en algunes ocasions, i deixar que la vida vaja posant les coses en el seu lloc, encara que ens prenguen per ximples, o per “blans” o “*buenistas”. En moltes ocasions és el camí per a trobar la pau.

 

El Ofertorio (3)

Lo importante es ver lo que significa el Ofertorio. Es el momento en que compartimos nuestra vida, nuestros bienes y nuestra acción (nuestro trabajo). Al poner en el altar el pan y el vino, ponemos toda nuestra vida, nuestro trabajo, lo que somos y lo que tenemos. Y no sólo eso, ponemos todo el trabajo del mundo. Todo lo nuestro lo ponemos en manos de Jesús, para que él lo transforme, los cambie y lo llene de su presencia. La Eucaristía es obra de Dios, por medio de su Espíritu Santo, pero ha querido necesitar de nosotros, ha querido darnos parte en su acción.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s