3 de marzo de 2019

Lc 6,39-45: Lo que rebosa del corazón, lo habla la boca.

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos una parábola: —«¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? Un discípulo no es más que su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota del ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano. No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano. Cada árbol se conoce por su fruto; porque no se cosechan higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque lo que rebosa del corazón, lo habla la boca.»

 

REFLEXIÓN

Jesús nos dice que ningún ciego puede guiar a otro ciego… El problema de nuestro tiempo es que creemos que lo tenemos todo claro, pensamos que estamos en lo cierto y que lo nuestro es la verdad… Y muchas veces suponemos que somos los mejores, y despreciamos a los demás. Pensamos que todo lo hacemos bien, y que, si algo hacemos mal, no el por cumpla nuestra. Cuando pensamos así, caemos en la mentira y en la maldad, nos ponemos por encima de todos y en el lugar de Dios. La salud y la madurez de nuestra vida la encontramos en la humildad y en ponernos a la altura de todos, comprendiéndolos y aceptándolos como son. Esto no quiere decir que estemos de acuerdo en todo con ellos. Esto es lo que Dios hace con nosotros…

 

LA COMUNICACIÓN

No es lo mismo hablar con una persona, o con un grupo de personas, que comunicarse con ellas. Podemos hablar mucho y no comunicarnos con nadie. Y también podemos estar en silencio y comunicarnos profundamente con los demás. Esto quiere decir que no sólo nos comunicamos con las palabras, sino sobre todo con nuestras actitudes y nuestro corazón…

Buen día…

 

LA COMUNICACIÓ
No és el mateix parlar amb una persona, o amb un grup de persones, que comunicar-se amb elles. Podem parlar molt i no comunicar-nos amb ningú. I també podem estar en silenci i comunicar-nos profundament amb els altres. Això vol dir que no solament ens comuniquem amb les paraules, sinó sobretot amb les nostres actituds i el nostre cor…
Bon dia…

 

El Ofertorio (6)

Cuando el sacerdote pone el vino en el cáliz, a continuación echa unas gotas de agua al vino, y reza esta oración: “El agua unida al vino sea signo de nuestra participación en la vida divina de quien ha querido compartir nuestra condición humana”. Estas palabras expresan lo que es y lo que significa la Eucaristía que se está celebrando: La unión total de cada uno y de toda la comunidad con la persona de Jesús, para llenarnos de su vida, para convertirnos en él, en su persona. Los cristianos nos unimos a Jesús por el Bautismo, y esa unión se consuma en la Eucaristía, a través de su Palabra y, al hacer la comunión con él, al recibir su cuerpo y su sangre. No recibimos su Palabra, y su cuerpo y su sangre para convertirlo en nosotros, sino al contrario, para convertirnos en él… la Eucaristía nos hace a todos Cuerpo de Jesús…

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s