20 de Marzo de 2019

Mt 20,17-28: Lo condenarán a muerte.

En aquel tiempo, mientras iba subiendo Jesús a Jerusalén, tomando aparte a los Doce, les dijo por el camino:  – «Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, y lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; y al tercer día resucitará.»
Entonces se le acercó la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: – «¿Qué deseas?»  Ella contestó: – «Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.» Pero Jesús replicó: – «No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?»  Contestaron: – «Lo somos.»
Él les dijo: – «Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a su izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.» Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo:  – «Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.»

REFLEXIÓN

Jesús busca su triunfo entregando su vida por todos. Y ese es el camino que nos enseña a todos para encontrar nuestra realización personal y nuestra felicidad. Los cristianos triunfamos sirviendo, poniéndonos en el último lugar, renunciando al protagonismo y dando la vida por amor, sin esperar nada a cambio. Renunciar a todo, pasar desapercibido, entregar la vida, nos da miedo…Nos sentimos inclinados a “figurar”, a que nos miren, nos valoren, nos tengan en cuenta… Junto con Jesús, grandes personas de la historia como Gandhi, Luther King, Teresa de Calcuta, Nelson Mandela… nos dicen, por experiencia, que no hay felicidad más grande que darlo todo por amor, sin esperar nada a cambio…

 

LOS ATAQUES

Lo peor de todo no es que ataquen a la Iglesia, sino que ésta pierda su identidad que es trabajar y comprometerlo todo por construir un mundo nuevo basado en el amor, la justicia,  la paz y el bien común para toda la humanidad. Si la atacan con razón ha de corregirse. Y si la atacan sin razón ha de confiar en Dios que, con el tiempo, pondrá todas las cosas en su sitio…

 

ELS  ATACS
El pitjor de tot no és que ataquen a l’Església, sinó que aquesta perda la seua identitat que és treballar i comprometre-ho tot per construir un món nou basat en l’amor, la justícia la pau i el bé comú per a tota la humanitat. Si l’ataquen amb raó ha de corregir-se. I si l’ataquen sense raó ha de confiar en Déu que, amb el temps, posarà totes les coses en el seu lloc…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s