25 de marzo de 2019

Lc 1,26-38: Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo.

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: -«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: -«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: -«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: -«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó:-«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.

REFLEXIÓN

Hoy es el día de la Encarnación de Jesús, el día en el que Dios se hace una persona como nosotros, y acaba con todas las distancias entre él y nosotros. Dios, en la persona de Jesús, viene a compartir nuestras alegrías y nuestras penas, nuestro trabajo, nuestras preocupaciones, nuestras limitaciones, todo lo nuestro, menos nuestro pecado. Desde la Encarnación, Dios es uno de los nuestros, camina con nosotros, es nuestro compañero, nuestro hermano, nuestro amigo. Y la Encarnación fue posible gracias a una muchacha humilde, desconocida de todos, María, que creyó de verdad en la llamada que Dios le hizo para que fuera su madre: Escuchó la Palabra, y aunque no comprendía bien lo que Dios le pedía, se entregó totalmente para que Dios realizara su Proyecto, a través de ella. Esto es creer en Dios: Escucharle, y darle toda nuestra vida para que se realice Plan de salvación, en nosotros y en todo el mundo.

 

LOS GRANDES PROYECTOS

Las grandes obras y grandes proyectos de la humanidad, se realizan cuando hay personas que, con generosidad y sabiduría, entregan su vida para esa obra a la que se sienten llamados, cuando hay un verdadero compromiso de las personas, no sólo con ideas claras, sino cuando entregamos todo nuestro corazón y nuestra persona, a aquello que vemos importante para nosotros y para la humanidad…

Buen día…

 

ELS GRANS PROJECTES
Les grans obres i grans projectes de la humanitat, es realitzen quan hi ha persones que, amb generositat i saviesa, entreguen la seua vida per a aqueixa obra a la qual se senten anomenats, quan hi ha un vertader compromís de les persones, no solament amb idees clares, sinó quan entreguem tot el nostre cor i la nostra persona, a allò que veiem important per a nosaltres i per a la humanitat…
Bon dia…

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s