30 de marzo de 2019

Lc 18,9-14: El publicano bajó a su casa justificado, y el fariseo no.

En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola: -«Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: “¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.” El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: “¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador.” Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquél no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

REFLEXIÓN

El creerse demasiado seguro de sí mismo y ponerse por encima de los demás, es la mayor ignorancia en la que puede caer una persona. Esa forma de situarse ante la vida no tiene que ver nada con la realidad. Pensar que lo nuestro es lo mejor y lo de los demás no tiene valor, o no puede compararse con lo nuestro, es quitarle valor a nuestra vida. Jesús nos enseña a encontrarnos con Dios y con los demás dándonos cuenta de que necesitamos de todos, igual que los demás necesitan de nosotros.

 

NOS  CUESTA

Tanto a las personas como a los distintos grupos de la sociedad nos cuesta darnos cuenta de que nosotros no somos mejores que los demás, que no tenemos por qué despreciar a los otros, ni ponernos por encima de nadie, ni juzgar a nadie, que tenemos que aprender unos de otros y que sin la ayuda y el apoyo de los demás no podemos vivir, aunque tenemos que denunciar lo que vemos injusto.

 

ENS COSTA
Tant a les persones com als diferents grups de la societat ens costa adonar-nos que nosaltres no som millors que els altres, que no tenim per què menysprear als altres, ni posar-nos per damunt de ningú, ni jutjar a ningú, que hem d’aprendre uns d’uns altres i que sense l’ajuda i el suport dels altres no podem viure, encara que hem de denunciar el que veiem injust.

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s