5 de abril de 2019

Jn 7,1-2.10.25-30: Intentan agarrar a Jesús, el Justo, para matarlo, pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

En aquel tiempo, recorría Jesús la Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba la fiesta judía de las tiendas. Después que sus parientes se marcharon a la fiesta, entonces subió él también, no abiertamente, sino a escondidas. Entonces algunos que eran de Jerusalén dijeron:  – «¿No es éste el que intentan matar? Pues mirad cómo habla abiertamente, y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que éste es el Mesías? Pero éste sabemos de dónde viene, mientras que el Mesías, cuando llegue, nadie sabrá de dónde viene.» Entonces Jesús, mientras enseñaba en el templo, gritó:
– «A mí me conocéis, y conocéis de dónde vengo. Sin embargo, yo no vengo por mi cuenta, sino enviado por el que es veraz; a ése vosotros no lo conocéis; yo lo conozco, porque procedo de él, y él me ha enviado.» Entonces intentaban agarrarlo; pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

REFLEXIÓN-CONTEMPLACIÓN

A pesar de que las autoridades de Israel y todos los poderosos estaban en contra suya, Jesús tenía una gran confianza en el Padre. Sabía que nadie le podría hacer nada, hasta que no llegara su hora. Es una cosa que tenía muy clara Jesús y que hemos de tener clara los que creemos en él. Tendremos muchos problemas de todo tipo, habrá infinidad de personas que no nos comprenden ni nos aceptan, pero hemos de estar muy seguros de que nada ni nadie nos podrá hacer daño, hasta que no llegue nuestra hora y Dios lo permita. Lo nuestro es vivir con mucha confianza y poner de nuestra parte lo que podamos.

DESEOS Y NECESIDADES

Nuestros deseos nos pueden hacer creer que tenemos muchas necesidades, podemos confundir nuestros deseos con nuestras necesidades… Es cuando nuestros deseos se apoderan de nosotros… Si somos nosotros quienes los gobernamos, veremos que no tenemos tantas necesidades…

Buen día…

DESITJOS I NECESSITATS

Els nostres desitjos ens poden fer creure que tenim moltes necessitats, podem confondre els nostres desitjos amb les nostres necessitats… És quan els nostres desitjos s’apoderen de nosaltres… Si som nosaltres els qui els vam governar, veurem que no tenim tantes necessitats…
Bon dia…

LA MESA DE LA EUCARISTÍA (11)

Jesús entregó su vida, en cada momento de su paso por este mundo, y lo manifestó con sus palabras en la Última Cena. Antes de que le quitaran la vida, al día siguiente, él ya la había entregado. Su amor a la toda la humanidad era mucho más fuerte y de más alcance,  que el egoísmo y el odio de los que querían matarlo… Fue el amor el que condujo a la muerte a Jesús, mucho más que la maldad de los poderosos de Israel. La muerte de Jesús no fue una derrota o un fracaso, sino el triunfo de su amor, por eso el evangelista Juan, deja bien claro en la pasión que Jesús es el Rey de todo la humanidad, aunque de una forma totalmente distinta a los reyes y los poderosos de este mundo. La muerte de Jesús fue la gran revelación del amor de Dios…

 

LA MESA DE LA EUCARISTÍA (9)

Después de invocar al Espíritu Santo sobre el pan y sobre el vino, el sacerdote dice las mismas palabras y realiza los mismos gestos que Jesús en la última cena con sus discípulos. El sacerdote pronuncia las palabras y hace lo mismo que hizo Jesús, pero es el Espíritu Santo el que realiza la transformación del pan y del vino en el cuerpo y la sangre de Jesús. En este acto las palabras de Jesús se cumplen en las ofrendas colocadas sobre el altar, realizan lo que dicen y se hace presente la persona de Jesús. Aunque toda la plegaria eucarística, desde el principio hasta el final, tiene un carácter y una fuerza de consagración, podemos decir que este es el momento más importante. Como en toda la celebración de la Eucaristía, en la consagración, además de reconocer el cuerpo y la sangre del Señor, nos damos cuenta de que, los que creemos en Jesús, somos su cuerpo y su sangre, somos miembros suyos desde nuestro Bautismo, tenemos su misma vida y hemos de vivir y actuar movidos por su Espíritu.

 

LA MESA DE LA EUCARISTÍA (10)

Después de poner las manos sobre el pan y sobre el vino invocando sobre ellos el Espíritu Santo, el sacerdote narra los gestos que Jesús hizo en la Última Cena y pronuncia las palabras que dijo al ofrecer el pan y el vino: TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL , PORQUE ESTO ES MI CUERPO QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS. TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. Estas palabras resumen toda la vida de Jesús, desde su nacimiento hasta la muerte. Esto fue lo que hizo Jesús todos los día de su vida. Esta fue su vida: Dar su cuerpo, su alma y su persona, darse a todos movido por el amor infinito de Dios. Jesús, en todos gesto y acciones de su vida, entregaba su vida, entregaba su todo su amor, hacía presente el amor infinito del Padre…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s