26 de abril de 2019

Jn 21,1-14: Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. Simón Pedro les dice:
-Me voy a pescar. Ellos contestaban: -Vamos también nosotros contigo. Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: -Muchachos, ¿tenéis pescado? Ellos contestaron: -No. El les dice: -Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis. La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: -Es el Señor. Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: -Traed de los peces que acabáis de coger. Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: -Vamos, almorzad. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da; y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

REFLEXIÓN

No se aparece Jesús a los discípulos en templo, ni en un lugar recogido, ni haciendo oración, sino en el trabajo, en la lucha por ganarse la vida. Y es Jesús el que llena la red, el que da “contenido” a su trabajo.  Sólo el discípulo que “amaba” a Jesús, descubre que era el Señor. Y Jesús no sólo les llena la red, sino que le prepara un almuerzo en la playa. Quería hacerle ver que les ofrecía el amor más grande. Posiblemente aquel almuerzo fue una Eucaristía. Aquel amor tan grande les hizo ver que, de verdad aquella persona era el Señor.

 

LA GRAN NECESIDAD

Para que haya verdadera democracia y paz, y surjan líderes capaces de gobernar al pueblo, vemos la gran necesidad educativa en las familias, en las escuelas y en los espacios religiosos. La corrupción y confusión en la política, nos deja bien claro la falta de trabajo educativo en todos los lugares donde surge y se desarrolla la vida…

Buen día

 

LA GRAN NECESSITAT
Perquè hi haja vertadera democràcia i pau, i sorgisquen líders capaços de governar al poble, veiem la gran necessitat educativa en les famílies, a les escoles i en els espais religiosos. La corrupció i confusió en la política, ens deixa ben clar la falta de treball educatiu en tots els llocs on sorgeix i es desenvolupa la vida…
Bon dia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s