6 de mayo de 2019

Jn 6,22-29: Trabajad no por el alimento que perece sino por el alimento que perdura para la vida eterna.

Después que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el lago. Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago notó que allí no había habido más que una lancha y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos. Entretanto, unas lanchas de Tiberíades llegaron cerca del sitio, donde habían comido el pan sobre el que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: – «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?» Jesús les contestó: – «Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.» Ellos le preguntaron: – «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?» Respondió Jesús:
– «La obra que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha enviado.»

REFLEXIÓN

Nos dice Jesús busquemos y trabajemos por el alimento que sacia de verdad y nos quita el hambre para siempre. Ese alimento no nos lo puede dar nadie si no es Jesús. Se trata de conocerle, en profundidad, creer en él, amarle, vivir y sentir como él, tener con los demás los sentimientos que tiene él: Amor, comprensión, perdón, respeto, apoyo incondicional y desinteresado… y un compromiso que afronte las causas del sufrimiento y la mala estructuración de la sociedad.

HAMBRE

Tenemos deseos y hambre de muchas cosas, pero sobre todo de encontrarnos con nosotros mismos y ser dueños de nuestra vida, de estar en paz y disfrutar de lo que somos y hacemos, de ser respetados, valorados y queridos… Nos preguntamos cómo saciar esa hambre…

 

FAM
Tenim desitjos i fam de moltes coses, però sobretot de trobar-nos amb nosaltres mateixos i ser amos de la nostra vida, d’estar en pau i gaudir del que som i fem, de ser respectats, valorats i volguts… Ens preguntem com assaciar aqueixa gana…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s