Los sentimientos propios de Cristo Jesús.

Si queréis darme el consuelo de Cristo y aliviarme con vuestro amor, si nos une el mismo Espíritu y tenéis entrañas compasivas,  dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir.  No obréis por rivalidad ni por ostentación, considerando por la humildad a los demás superiores a vosotros. No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás.  Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús.  El cual, siendo de condición divina, | no retuvo ávidamente el ser igual a Dios;  al contrario, se despojó de si mismo | tomando la condición de esclavo, | hecho semejante a los hombres. | Y así, reconocido como hombre por su presencia,  se humilló a sí mismo, | hecho obediente hasta la muerte, | y una muerte de cruz.  Por eso Dios lo exaltó sobre todo | y le concedió el Nombre- sobre-todo-nombre;  de modo que al nombre de Jesús | toda rodilla se doble | en el cielo, en la tierra, en el abismo,  y toda lengua proclame: | Jesucristo es Señor, | para gloria de Dios Padre.  Filipenses 2,1-11

Pablo, en la carta a los cristianos de la ciudad de  FILIPOS, les dice que, si han sido bautizados y si han recibido la misma vida de Cristo, que tengan los mismos sentimientos de Jesús, que no vivan lo propio de su vida humana como todo el mundo: sus inclinaciones, sus gustos, sus intereses, sino la vida y las inclinaciones de Jesús, que sientan y vivan como Jesús, que, siendo Dios renunció a vivir como Dios, y se hizo una persona como todas las personas, esclavo de todos, se humilló, y se vivió obediente hasta la muerte y una muerte de cruz. Y todo esto lo hizo, no por casualidad, sino porque lo eligió por amor a nosotros.

¿Cuáles eran los sentimientos de Jesús? Después de lo que nos dice Pablo y teniendo en cuenta todo lo que nos dicen los evangelios, podemos decir que los sentimientos de Jesús fueron:

  • El amor y la entrega a todos: Buenos y malos, de cualquier religión o cultura, de su nación o extranjeros, de cualquier raza o color, creyentes y no creyentes.
  • La humildad: Se hizo el más pequeño, se puso en el último lugar, vivió en un pueblo desconocido, todos lo tenían por un carpintero, una persona sin nada extraordinario.
  • La sencillez y pobreza más grandes: No tenía nada, ni una casa donde reclinar sus cabeza.
  • Cuando le decían que era bueno, respondía: Bueno sólo es Dios.
  • Cuando curaba a un enfermo le decía: Tú fe te ha curado, el mérito se lo daba al Padre y a la persona que se había curado.
  • Siempre sirviendo a todos: Lavó los pies a los discípulos, atendía a todos los enfermos.
  • Defendía y daba la cara por las mujeres: En un tiempo en el que una mujer era nada, él valora a las mujeres y las consideraba como personas iguales a los hombres.
  • Pone en primer lugar a los niños: Los ponía como los modelos de lo que tiene que ser una persona y un creyente en él.
  • Valora y declara felices a los pobres, a los que sufren y tienen paciencia, a los que tienen hambre y sed de justicia, a los que tienen un corazón capaz de compadecerse de todos, a los sinceros y auténticos, a los que trabajan para que haya paz en el mundo y a los que todo el mundo desprecia y persigue.

La persona que conoce a Jesús, cree en él, y se enamora de él, tiene sus mismos sentimientos, deja a un lado sus ideas, sus intereses, sus forma de ser y de vivir, y comienza a vivir y ser como es Jesús.

Y ¿qué tenemos que hacer para conocer en profundidad a Jesús, creer en él y enamorarnos de él?

  • Escuchar con mucha atención y sinceridad la Palabra de Dios que encontramos en los evangelios y en toda la Sagrada Escritura, comprender bien esa Palabra y poner todo nuestro empeño en vivirla.
  • Dedicar tiempo a encontrarnos con Jesús en la oración. Que no pase un día sin encontrarnos de verdad con él.
  • Participar con mucha fe en la celebración de la Eucaristía y en el sacramento del Perdón.
  • Convertir el grupo que formamos, en una verdadera comunidad-familia en el que compartimos nuestra vida, nuestras preocupaciones, nuestras alegría y sufrimientos y, si hace falta, nuestro bienes.
  • Acercar nuestra vida y caminar con las personas más necesitadas y que más sufren: Enfermos, personas que están solas y abandonadas, personas que no tienen trabajo, personas que no tienen casa y viven en la calle, mujeres maltratadas, personas que han venido de otros países y no tienen quién los apoye. Y no sólo los que sufren aquí, darnos cuenta de que en el mundo hay muchas personas que se están muriendo de hambre, que está sufriendo por la guerra y por otras muchas cosas.
  • Se trata de salir de nuestra rutina, de nuestra forma de ser y de ver la vida, de nuestra seguridad y comodidad, de nuestras costumbres e intereses, de lo que a nosotros nos gusta, y entrar en la vida y camino de Jesús, para pensar como él, caminar con él, vivir y sentir como vive y siente él.

Creer en Jesús, amarlo con todo nuestro corazón y tener sus sentimientos, no es sólo hacer oración, sino verlo en las personas, darnos cuenta de lo que necesita y hacer lo que podamos por él.

 

ORACIÓN

Señor, deseo seguirte sólo a ti. Pero conoces mis miedos, mis dudas y temores. Estoy contigo, soy de los tuyos, sé que me amas totalmente, pero no termino de confiar en ti. Cuántas veces me descubro a mí mismo lejos de ti, no compartiendo tus mismos sentimientos. Recuerdo cómo en la última cena expresabas tu deseo: «para que todos sean uno, como tú, Padre en mí, y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros , para que el mundo crea que tú me has enviado». ¡Cómo desearía compartir este deseo tuyo, no tener otra pasión, trabajar para que se haga realidad en el mundo. Que todos vivamos en ti, que todos vivamos por ti. Cuando me alejo un poco de ti, acabo queriendo ser servido, ser el primero, buscar mis propios intereses; cuando no pienso en ti, en lo que soy, en que tú vives en mí, acabo pensando y sintiendo con criterios mundanos, encuentro menos gusto en agradarte, en vivir el gozo de la santidad; mis sentimientos me terminan arrastrando a una vida hueca, sin belleza cuando no estoy atento a tu voz, a tu Palabra. Te pido, que no se aleje mi mirada nunca de ti, para comprender de verdad, que te has despojado de ti mismo para poder levantarme, para llenarme de vida. Sólo vivir en ti, tener tus mismos sentimientos, es como merece la pena ser vivida la vida. Déjame meter mis dedos en tus llagas, y mi mano en tu costado para que pueda conocer y vivir tus mismos sentimientos. Amén

PARA DIALOGAR Y COMPARTIR

  • Cosas que más me han gustado de lo que hemos leído.
  • ¿Conozco bien a Jesús, sus pensamientos, sus sentimientos y su forma de vivir?
  • ¿Qué puedo hacer de ahora en adelante para conocerle más y quererle más?
  • ¿Cómo creo que puedo llegar a tener sus mismos sentimientos y vivir como él?
  • Cosas concretas que puedo hacer…

 

 

 

LOS LAICOS EN EL CORAZÓN DEL MUNDO

Recordamos que, nosotros los cristianos vivimos unidos a Jesús, como el sarmiento vive unido a la vid, y, como el sarmiento, hemos de dar fruto. La unión con Jesús se ha de manifestar en la vida y las obras, en los frutos que demos. Esta es la misión que tenemos los cristianos: Dar a Cristo a todas las personas que se relacionen con nosotros. Los cristianos somos misioneros con nuestra vida, nuestras palabras y nuestros compromiso. Cada persona, según la vocación, las cualidades y posibilidades que tenga, ha de ser muy consciente de la misión que Jesús le encarga y que tiene en el mundo y en las circunstancias en las que vive, llevando a todos la semilla de la PALABRA. Los cristianos hemos de ser en el mundo como el alma en el cuerpo, como la luz que alumbra y la levadura que fermenta la masa, para ofrecer a todos el Espíritu del Señor y también para recibir ese Espíritu que el Señor nos ofrece a través muchas personas del mundo que, aunque nos son cristianos ni creyentes, Dios está presente en ellos..

Lo propio de los cristianos es dar fruto, ofreciendo su fe y el ejemplo de su vida cristiana a todas las personas.  Si un cristiano no da frutos es porque está muerto, ya no es cristiano, ha perdido su unión con Jesús y con la comunidad de Jesús. Si no damos a conocer a Jesús es porque ya no creemos en él.

Vivimos en un mundo en el que, mucha gente ha dejado de ser cristiana aunque bautice a sus hijos, se case por la Iglesia y pertenezca a una cofradía. Nuestra sociedad necesita ser evangelizada, necesita conocer  a Jesús y vivir la fe en él. Incluso  muchos cristianos separan la fe y la vida, la oración y el trabajo, el participar en la Eucaristía de todo lo que viven durante el día, de su familia, su empresa, su compromiso político. Muchas personas ya no viven ni como cristianos ni como personas. Es imposible ser y vivir como cristianos si no somos personas, si no vivimos como personas. Por eso el mundo necesita una nueva evangelización para ayudar a todos a vivir como personas y poder vivir como cristianos.

Nos preguntamos qué tienen que hacer los cristianos y las cristianas para realizar esa evangelización, esa misión que el Señor les encarga.

  • Los cristianos hemos de comprometernos y trabajar mucho para que todas las personas vivan como personas y tengan todo lo que necesitan para vivir como personas, en su trabajo, en su familia.
  • Para que una persona pueda vivir como persona ha de poder disfrutar de todos sus derechos a trabajar, alimentarse, tener una casa, tener sanidad, tener cultura, poder descansar y tener vacaciones. Somos cristianos si nos comprometemos en que todas las personas puedan disfrutar de sus derechos, para que puedan vivir como personas.
  • Y no sólo hemos de trabajar por los derechos de los que somos de España. Hemos de mirar por la vida y los derechos de los extranjeros, los refugiados, por los que son de otras razas y otras religiones.
  • Una cosa importante es trabajar por la libertad religiosa: Que cada persona puede vivir su religión y que sea respetada por todos. Que no se desprecie a nadie por su religión. Y que todas las religiones sean valoradas, que no se margine a ninguna de ellas.
  • El matrimonio y la familia son realidades que Dios ha creado y que son muy importante en la vida. Los cristianos hemos de trabajar, con nuestro ejemplo, para que el matrimonio y la familia sean respetados y valorados. Y para que haya condiciones en las que cada matrimonio tenga los hijos que cree, en conciencia, que ha de tener.
  • Los cristianos se han de comprometer en la política, no para sacar adelante sus intereses, ni para conseguir poder y estar por encima de los demás, sino para trabajar por el bien de todos. El trabajar por el bien común es una forma muy importante de evangelización, porque, a través de la política podemos contribuir a que, en la sociedad se viva una vida más humana y todos tengan sus derechos.
  • Los cristianos hemos de comprometernos en la economía y en el bienestar de la sociedad. Es importante formar una empresa, para dar trabajo, y producir lo que se necesita para vivir. Y sobre todo es muy importante que, en la empresa que formamos, los trabajadores tengan sus derechos, trabajen como personas, puedan vivir con lo que ganan y participen en la marcha de la empresa. Una empresa debe ser una familia.
  • La cultura es también muy importante. Para vivir necesitamos estar preparados. En eso trabajan las escuelas, las universidades y otros muchos centros y espacios donde se ofrece cultura, información y preparación para la vida. Actualmente se piensa que la cultura no tiene que ver nada con el Evangelio. Eso es un gran error, porque Dios es el que ha hecho la cultura y es él quien la tiene que orientar y decir cómo tiene que ser y cómo tiene que ponerse al servicio de la persona. Los cristianos, si queremos evangelizar hemos de comprometernos a fondo en la creación y distribución de la cultura, sobre todo en la educación, para que las personas vivan como personas.

Todas estas cosas que hemos leído, las tienen que hacer los cristianos , si quieren ser cristianos de verdad y dar los frutos que Jesús quiere que den.

PARA PENSAR Y DIALOGAR

  • ¿Qué me ha parecido lo que hemos leído?
  • ¿Qué es lo que más me ha gustado?
  • ¿Qué cosas no estoy de acuerdo?
  • ¿Qué frutos estoy dando como cristiano?
  • ¿En qué se nota que soy cristiano en mi barrio y en el edificio donde vivo?
  • ¿Participo en las asociaciones de mi barrio? ¿Cómo?
  • ¿Qué relación veo entre la fe y el compromiso en la vida pública?
  • ¿En qué me puede orientar este tema para vivir mi fe en el mundo actual?

 

 

8 de mayo de 2019

Jn 6,35-40: Ésta es la voluntad del Padre: que todo el que ve al Hijo tenga vida eterna.

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: – «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed; pero, como os he dicho, me habéis visto y no creéis. Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.
Ésta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. Ésta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.»

REFLEXIÓN

Jesús ha puesto al alcance de cada persona la misma vida de Dios. Encontrarse con Jesús, conocerle y entrar en comunicación con él, es encontrarse con el mismo Dios y participar de su misma vida. Sólo hace falta una cosa: Creer en él con todas nuestras fuerzas, entregarle nuestra vida, pensar como él, trabajar unido a él y vivir en él. Él es la verdadera vida de la humanidad, quien hace que la humanidad no se pierda y que viva para siempre. No busquemos la vida en nada ni en nadie, sólo Jesús nos la puede dar.

 

NO SON SÓLO LAS TEORÍAS

Hace unos días, en una asamblea, escuché a un doctor en varias materias importantes de la vida humana, e hizo una maravillosa exposición sobre cómo se forma y se acompaña a una persona para que llegue a su madurez… Este hombre pertenece a una organización que está destruyendo la vida de muchas personas… Está claro que puede haber teorías maravillosas que sirven como tapadera de lo contrario  que dice esa teoría…

Buen día…

 

NO SÓN NOMÉS LES TEORIES
Fa uns dies, en una assemblea, vaig escoltar a un doctor en diverses matèries importants de la vida humana, i va fer una meravellosa exposició sobre com es forma i s’acompanya a una persona perquè arribe a la seua maduresa… Aquest home pertany a una organització que està destruint la vida de moltes persones… És clar que pot haver-hi teories meravelloses que serveixen com a tapadora del contrari  que diu aqueixa teoria…
Bon dia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s