16 de mayo de 2019

Jn 13,16-20: El que recibe a mi enviado me recibe a mí.

Cuando Jesús acabó de lavar los pies a sus discípulos, les dijo: – «Os aseguro, el criado no es más que su amo, ni el enviado es más que el que lo envía. Puesto que sabéis esto, dichosos vosotros si lo ponéis en práctica. No lo digo por todos vosotros; yo sé bien a quiénes he elegido, pero tiene que cumplirse la Escritura: “El que compartía mi pan me ha traicionado.” Os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis que yo soy. Os lo aseguro: El que recibe a mi enviado me recibe a mí; el que a mí me recibe, recibe al que me ha enviado.»

REFLEXIÓN

Si nosotros creemos en Jesús y le seguimos, hemos de vivir una vida que sea parecida a la suya: pensar como él, trabajar con él y vivir siempre unidos a él. No como el mundo nos dice o como a nosotros nos apetece. Le traicionamos cuando decimos que creemos en él, y después  vivimos a nuestra manera. Y otra cosa muy importante es reconocerle a él en cada persona que se relaciona con nosotros.

 

EL PENSAMIENTO DE LA IGLESIA

Desde 1891, hasta nuestros días, la Iglesia viene desarrollando unos principios sobre la vida humana y la sociedad como: La dignidad de la persona por encima de todo, el bien común por encima del bien particular, la propiedad privada al servicio del bien común, la solidaridad como valor que nos hace vivir como personas, la subsidiaridad: que estado haga lo que no pueden hacer las personas y grupos, la participación de todos los miembros de la sociedad en el desarrollo y gobierno de la misma, el cultivo y valoración de la vida y de la calidad y la ética y la moral por encima de cualquier interés..

Buen día…

 

EL PENSAMENT DE L’ESGLÉSIA
Des de 1891, fins als nostres dies, l’Església ve desenvolupant uns principis sobre la vida humana i la societat com: La dignitat de la persona per damunt de tot, el bé comú per damunt del bé particular, la propietat privada al servei del bé comú, la solidaritat com a valor que ens fa viure com a persones, la subsidiarietat: que estat faça el que no poden fer les persones i grups, la participació de tots els membres de la societat en el desenvolupament i govern d’aquesta, el cultiu i valoració de la vida i de la qualitat i l’ètica i la moral per damunt de qualsevol interés… Bon dia

LA MESA DE LA EUCARISTÍA (20)

En la celebración de la Eucaristía se pide a Dios por la Iglesia, por los representantes de la Iglesia, por todas las personas que han fallecido, por toda la humanidad y por los que estamos presentes. En ese acto la comunidad cristiana tiene plena conciencia de que Jesús ha entregado su vida por todos los miembros de la familia humana, que la salvación que Dios ofrece nos propiedad de nadie sino de todos; y que, lo mismo que Jesús se sacrificó por todos, así también los cristianos hemos de hemos de mirar siempre por el bien común sin excluir a nadie ni desentendernos de ningún problema de la humanidad, porque donde una persona sufre, allí está Dios sufriendo, con él y en él. La Eucaristía es el acto de la SOLIDARIDAD UNIVERSAL.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s