22 de mayo de 2019

Jn 15,1-8: El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado;
permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pediréis lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

REFLEXIÓN

Tenemos muy claro que, para que funcione cualquier electrodoméstico, hemos que enchufarlo a la red, o a cualquier otro generador de energía. Los cristianos creemos que la única fuente de vida, de verdad y de bondad es Jesús, que nadie más que él nos puede hacer vivir la vida verdadera… No siempre somos consecuente con eso que creemos. No siempre nos unimos a él de verdad, ni permanecemos en él. Ser cristiano no es sólo tener clara una verdad, sino encontrarnos con Jesús, unirnos a él y permanecer en él en todos los momentos de nuestra vida. Sólo así daremos fruto.

 

LA SOLIDARIDAD UNIVERSAL

En la carta de San Juan Pablo II “LA PREOCUPACIÓN SOCIAL DE LA IGLESIA” nº 39, nos dice: “La solidaridad nos ayuda a ver al « otro » —persona, pueblo o Nación—, no como un instrumento cualquiera para explotar a poco coste su capacidad de trabajo y resistencia física, abandonándolo cuando ya no sirve, sino como un « semejante » nuestro, una « ayuda » (cf. Gén 2, 18. 20), para hacerlo partícipe, como nosotros, del banquete de la vida que Dios quiere para todos…” No mirar sólo por nuestra nación sino por todas…

Buen día…

 

LA SOLIDARITAT UNIVERSAL
En la carta de Sant Joan Pau II “LA PREOCUPACIÓ SOCIAL DE L’ESGLÉSIA” núm. 39, ens diu: “La solidaritat ens ajuda a veure al « altre » —persona, poble o Nació—, no com un instrument qualsevol per a explotar a poc cost la seua capacitat de treball i resistència física, abandonant-ho quan ja no serveix, sinó com un « semblant » nostre, una « ajuda » (cf. *Gén 2, 18. 20), per a fer-ho partícip, com nosaltres, del banquet de la vida que Déu vol per a tots…” No mirar només per la nostra nació sinó per totes…
Bon dia…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s