DOMINGO 20 DE TIEMPO ORDINARIO

Jr 38,4-6.8-10: Me has engendrado para pleitear para todo el país.

En aquellos días, los príncipes dijeron al rey: -Muera ese Jeremías, porque está desmoralizando a los soldados que quedan en la ciudad, y a todo el pueblo, con semejantes discursos. Ese hombre no busca el bien del pueblo, sino su desgracia. Respondió el rey Sedecías: -Ahí lo tenéis, en vuestro poder: El rey no puede nada contra vosotros. Ellos cogieron a Jeremías y lo arrojaron en el aljibe de Melquías, príncipe real, en el patio de la guardia, descolgándolo con sogas. En el aljibe no había agua, sino lodo, y Jeremías se hundió en el lodo. Ebedmelek salió del palacio y habló al rey: -Mi rey y señor, esos hombres han tratado inicuamente al profeta Jeremías, arrojándolo al aljibe, donde morirá de hambre (porque no quedaba pan en la ciudad).
Entonces el rey ordenó a Ebedmelek: -Toma tres hombres a tu mando, y sacad al profeta Jeremías del aljibe, antes de que muera.

Sal 39,2.3.4.18: Señor, date prisa en socorrerme.

Yo esperaba con ansia al Señor;
él se inclinó y escuchó mi grito.

Me levantó de la fosa fatal,
de la charca fangosa;
afianzó mis pies sobre roca
y aseguro mis pasos.

Me puso en la boca un cántico nuevo,
un himno a nuestro Dios.
Muchos al verlo quedaron sobrecogidos
y confiaron en el Señor.

Yo soy pobre y desgraciado,
pero el Señor se cuida de mí;
tú eres mi auxilio y mi liberación,
Dios mío, no tardes.

Hb 12,1-4: Corramos con perseverancia en la carrera que nos toca.

Hermanos: Una nube ingente de testigos nos rodea: por tanto, quitémonos lo que nos estorba y el pecado que nos ata, y corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, despreciando la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Recordad al que soportó la oposición de los pecadores, y no os canséis ni perdáis el ánimo. Todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra pelea contra el pecado.

Lc 12,49-53: No he venido a traer paz, sino división.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: –He venido a prender fuego en el mundo: ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división.
En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.

 

Homilía: Las cosas claras, o el conflicto del verdadero amor

Hoy nos dice Jesús el Evangelio que ha venido a traer fuego a la tierra y desea que arda, que desea recibir el bautismo de su muerte y que no ha venido a traer la paz sino la división. Y a continuación afirma que su venida va a traer muchos conflictos en las familias y en el mundo. Jesús quiere la unión de todos y el amor entre todos, pero, por lo que se ve, la unión que quiere Jesús es distinta al conformismo, a la uniformidad, a la pasividad, a decir a todo amén, o que cada uno tenga que renunciar a la parte de verdad que tiene, o a que nos tengamos que tragar “carros y carretas”. Jesús quiere unidad, pero no uniformidad, quiere amor, pero no un amor que se calle las verdades y que sea cómplice de la injusticia. Por lo que vemos en la vida y en el comportamiento de Jesús, él siempre une el amor y la verdad, y declara bienaventurados a los perseguidos por causa de la justicia. Lo que dice y hace Jesús lo vemos muy claro en la vida corriente de cada día. Un padre no puede querer de verdad a un hijo, si no le dice las verdades, si se lo consiente todo, aunque el hijo se moleste. Un hermano, no es buen hermano si no le habla claro a esa persona que lleva su misma sangre, aunque tenga que pasar un mal rato, o aunque después le haga “el serio”. Un amigo no es un buen amigo, se no le dice todo lo que ve y lo que piensa a su amigo. Y no se trata sólo de decir, sino también de actuar, de tomar postura, de no apoyar lo que vemos que el otro, o los otros están haciendo y vemos mal.

Y esto lo hemos de hacer en nuestra sociedad, en la familia y dentro de la Iglesia. Si queremos a nuestra sociedad y si nos sentimos Iglesia, hemos de decir, con humildad y sencillez, lo que vemos mal y lo que, a nuestro parecer, no está de acuerdo con el Evangelio, y tomar posturas contrarias a lo que vemos que está en contra de lo que Dios quiere.

Por supuesto, cuando manifestamos lo que pensamos, tenemos que estar dispuestos a escuchar los puntos de vista de aquellas personas a las que damos nuestra opinión. Nosotros no tenemos toda la verdad, es posible que no tengamos razón en todo, o que no conozcamos a fondo el asunto o el tema, sobre el que hemos dado nuestra opinión. También nosotros necesitamos que nos corrijan. Todos, más tarde o más pronto cometemos errores. Pero, según Jesús, el amor que él quiere y el que él vive, es un amor que dice la verdad, que no se calla, que corrige, toma postura, da la cara, y que no tiene miedo a “perder las amistades”, o a no “hacer carrera”. Así le pasó al profeta Jeremías, como vemos en la  primera lectura de hoy, y así le pasa a todas las personas honradas, sobre todo a Jesús. En la Misa celebramos la muerte de Jesús por cumplir la voluntad del Padre, por decir la verdad y amar hasta las últimas consecuencias…

  • ¿Tengo miedo a decir la verdad y a hacer lo que creo que es verdad?
  • ¿Pienso que la amistad es evitar los malos ratos por decir la verdad?
  • ¿Me suelo acomodar en la vida sin preocuparme de manifestar lo que pienso y lo que veo en conciencia?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s