Domingo, 15 de septiembre de 2019

Lc 15,1-32: Habrá alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta.

“En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos: -Ese acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: -Si uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: -¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido. Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, reúne a las vecinas para decirles: -¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido. Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.

REFLEXIÓN

Está claro que Dios no quiere que nadie se pierda, que se lo ha jugado todo por nosotros, que no se cansa de buscarnos cuando nos hemos perdido y que su mayor alegría es encontrarnos y tenernos a su lado. Está claro que Dios siempre nos perdona y que no nos reprocha nunca nuestros fallos ni nuestras ingratitudes. La fuerza más grande que tiene es su perdón y su amor, que siempre nos ofrece nuevas oportunidades. Y nunca emplea para nosotros el reproche y el castigo. Así es como él quiere que afrontemos todos nuestros problemas que construyamos la convivencia entre nosotros.

 

EL  PERDÓN

Está claro que sin perdón la humanidad no podría sobrevivir. Perdón no es pasividad, ni que nos dé todo lo mismo, sino querer que las personas vivan en paz, valorarlas por encima de sus fallos y ofrecerles nuevas oportunidades, como nos han ofrecido a nosotros…

Buen día…

 

EL PERDÓ
És clar que sense perdó la humanitat no podria sobreviure. Perdó no és passivitat, ni que ens done tot el mateix, sinó voler que les persones visquen en pau, valorar-les per damunt de les seues fallades i oferir-los noves oportunitats, com ens han han oferit a nosaltres…
Bon dia…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s