Miércoles, 13 de noviembre de 2019: Hoy celebra la Iglesia la fiesta de San Leandro, obispo

Lc 17,11-19: ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios?

En aquel tiempo, yendo Jesús camino de Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.
Cuando iba a entrar en un pueblo, vinieron a su encuentro diez leprosos, que se pararon a lo lejos y a gritos le decían: –Jesús, maestro, ten compasión de nosotros. Al verlos, les dijo:
–Id a presentaros a los sacerdotes. Y mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos, y se echó por tierra a los pies de Jesús, dándole gracias. Este era un samaritano. Jesús tomó la palabra y dijo:
–¿No han quedado limpios los diez?; los otros nueve ¿dónde están? ¿No ha vuelto más que este extranjero para dar gloria a Dios? Y le dijo: –Levántate, vete: tu fe te ha salvado.

REFLEXIÓN

Lo que nos salva no es la salud, sino el ser conscientes de lo que tenemos, lo que recibimos y quién es el origen de todo. La persona inconsciente y desagradecida, apenas tiene algo, y lo que tiene es como si no lo tuviera. Y la fe, es algo más que ser conscientes, nos abre a nosotros mismos, a los demás y a Dios. Es entonces cuando estamos en camino de poseerlo todo, porque nos pone en comunicación con Dios y con todo lo que existe. Es por eso por lo que Jesús le dice a aquel hombre: Tu fe no sólo te ha curado de la lepra, sino que te ha abierto a Dios y a todos, por eso además de la salud has conseguido la salvación.

 

HERIDAS

Todos tenemos muchos problemas y la vida nos ha causado muchas heridas… No siempre somos conscientes de lo que nos pasa. A veces nos damos cuenta de nuestra situación, pero nos da vergüenza de que se conozca nuestra realidad y tratamos de ocultarla por todos los medios. Pero el ocultarla agrava nuestros males. Es como el que tiene un cáncer y no quiere reconocer que lo tiene.

 

FERIDES
Tots tenim molts problemes i la vida ens ha causat moltes ferides… No sempre som conscients del que ens passa. A vegades ens adonem de la nostra situació, però ens fa vergonya que es conega la nostra realitat i tractem d’ocultar-la per tots els mitjans. Però l’ocultar-la agreuja els nostres mals. És com el que té un càncer i no vol reconéixer que el té

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s