Viernes, 20 de diciembre de 2019

Lc 1,26-38: Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo.

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: -«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: -«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: -«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó: -«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: -«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.» Y la dejó el ángel.

REFLEXIÓN

Lo que vemos que Dios hizo en María es lo que quiere hacer en cada uno de nosotros: Encarnarse en cada persona que cree en él, para actuar en el mundo a través de nuestra vida. Sólo nos pide que le escuchemos, que aceptemos sus palabras y que dejemos que sus palabras se realicen en nosotros. Esa venida de Dios a nuestra vida para encarnarse en nosotros, se realiza cada vez que celebramos la Eucaristía y hacemos la comunión con Jesús. Y también cuando, con mucha fe, leemos o escuchamos su Palabra, en casa o en alguna celebración. Como María hemos de entregar nuestra  vida a Dios para que realice su encarnación en nosotros, y salga de nosotros para realizar su obra en el mundo.

 

LOS JÓVENES

Hoy en día gran parte de los jóvenes consumen cannabis, marihuana o cocaína. Esto no se dice ni se comenta, pero se supone… Lo único que se procura es “controlar”, es decir, no llegar a situaciones de escándalo…  Esta situación, en muchas ocasiones, crea una juventud blanda y dependiente del placer, alejada de aspiraciones de cierto valor. La situación de la juventud  nos crea muchos interrogantes sobre los valores que les hemos transmitido las personas mayores y la organización de la sociedad en que vivimos.

Buen día…

 

ELS JOVES
Hui dia gran part dels joves consumeixen cànnabis, marihuana o cocaïna. Això no es diu ni es comenta, però se suposa… L’única cosa que es procura és “controlar”, és a dir, no arribar a situacions d’escàndol… Aquesta situació, en moltes ocasions, crea una joventut blana i dependent del plaer, allunyada d’aspiracions de cert valor. La situació de la joventut ens crea molts interrogants sobre els valors que els hem transmés les persones majors i l’organització de la societat en què vivim.
Bon dia…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s