29 DE DICIEMBRE DE 2019

DÍA DE LA SAGRADA FAMILIA

Si 3,2-6.12-14: El que teme al Señor honra a sus padres.

Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole. El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor lo escucha. Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados.

Sal 127,1-2.3.4-5: ¡Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos!

¡Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos!
Comerás el fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien.

Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa.

Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén,
todos los días de tu vida.

Col 3,12-21: La vida de familia vivida en el Señor.

Hermanos: Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

ALELUYA: Que la paz de Cristo actúe como árbitro en vuestros corazones.  Que la Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza. ALELUYA

Mt 2,13-15.19-23: Toma al niño y a su madre y huye a Egipto.

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.» José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: «Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.» Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.» Se levantó, tomó al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.

 

 

Homilía

Hoy celebramos los cristianos la Fiesta de la Sda. Familia, la Familia de Jesús. Jesús vino a este mundo a través de una familia. Es algo que está en el pensamiento de Dios desde la creación del mundo, el que las familias sean el espacio donde nace, crece y se desarrolla la vida. Como Dios es una familia de tres personas, al crear a la persona, la hizo para que naciera y viviera en familia y que toda la humanidad fuera una familia.

La primera lectura nos dice que tenemos que mirar al padre y a la madre como algo sagrado. Esto no quiere decir que tengamos que estar de acuerdo con sus defectos, pero hemos de quererlos, respetarlos y ser muy comprensivos con ellos. Nunca se ha de perder el cariño y el respeto a los padres. Y los padres también ha de querer y respetar siempre a los hijos. El Salmo, nos dice que, el secreto de la felicidad en la familia está en la fe en Dios, en escuchar y poner en práctica lo que el Señor nos dice.

En la segunda lectura, Pablo nos dice que la comunidad cristiana ha de ser una verdadera familia, y cómo ha de vivir esa familia que es la comunidad cristiana, en la que todo esté gobernado por el amor. La segunda parte de esa lectura nos habla de cómo ha de ser la vida de cada una de las familias que forman la comunidad cristiana, la relación del hombre con la mujer y de la mujer con el hombre, de los padres con los hijos y de los hijos con los padres. El lenguaje que usa Pablo es el su tiempo, pero lo que nos quiere decir es que la familia, ha de ser una comunidad de amor.

El evangelio nos dice cómo la familia de Jesús tuvo que huir a Egipto para librar a su hijo Jesús de la muerte a manos de Herodes. Fue una familia de refugiados. Tuvieron que ir a otra nación para salvar su vida. En Egipto no conocían a nadie, no tenían a mano ningún medio de vida. Tuvieron que buscarse la vida como pudieron, y siempre con la confianza puesta en Dios que les iba marcando el camino que tenía que seguir, tanto para salir huyendo de su pueblo, como para volver. Todas las dificultades que tienen  las familias actuales y las familias más pobres, las pasó la familia de Jesús. Lo que les ayudó a salir adelante fue su fe en el Padre de todos. Se veían con muchas dificultades para sobrevivir, para criar a Jesús niño, y para educarlo como persona, por las circunstancias de pobreza y de los peligros que amenazaban la vida de Jesús. Pero esas dificultades no destruyeron la familia sino todo lo contrario, les ayudaron a ser personas más fuertes, a madurar en todos los sentidos y a vivir su fe en Dios con todas las consecuencias. La clave estaba en afrontar y vivir todas las dificultades y sufrimientos de la vida desde la fe. Pensamos que esto es lo que puede ayudar y salvar a las familias actuales: el afrontar la vida con todos los problemas, no contando sólo con sus fuerzas y poniendo todo lo que esté de su parte, sino, sobre todo, apoyándose en Dios y dejándose llevar por su Palabra en todos los pasos que han de dar en la vida. Las familias, como todas las personas, han de utilizar la inteligencia, la responsabilidad, la experiencia y sobre todo la fe, para que las dificultades no las destruyan sino que las vaya ayudando a crecer en todos los sentidos y a aportar todo lo que puedan en la construcción de la gran familia de la humanidad que es la familia que Dios construir con todas las familias del mundo.

  • ¿Cómo vivo yo mi vida de familia?
  • ¿Qué es lo que orienta y guía mi vida de familia?
  • ¿Cómo vivo la fe en mi vida de familia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s