Martes, 31 de diciembre de 2019: Fiesta de San Silvestre papa

Jn 1,1-18: La Palabra se hizo carne.

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.
Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo:
«Éste es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.”» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

REFLEXIÓN

Jesús es la Palabra de Dios en persona. Cuando Dios habla, no sale de él un sonido y una idea, sino que sale  él mismo, sale una persona, que es su Hijo igual a él. Dios nos ha dado su Palabra, que es su Hijo, se ha entregado a la humanidad, en la persona de su Hijo. Esa Palabra, además de ser El hijo de Dios, no es un ángel, o un objeto maravilloso que nos encanta, es uno de nosotros que ha tomado nuestra naturaleza para compartir nuestra vida, poniéndose en el lugar más bajo de este mundo. Todas las cosas y acontecimientos nos hablan del Hijo que ha venido para hacernos a todos hijos del único Padre. Sólo hace falta que queramos recibirle, recibiendo a cada persona que nos encontramos en el mundo.

 

DAR  PALABRA

Nuestra vida tiene valor cuando damos valor a nuestras palabras, cuando lo que decimos y lo que escribimos, es manifestación de lo que somos, lo que queremos y a lo que nos comprometemos. Un matrimonio tiene valor cuando respetan y guardan como algo sagrado la PALABRA que se dieron el día de la boda. La Constitución de un país tiene valor cuando se respeta y se pone en práctica todas sus palabras, o se reforma si la dignidad de las personas lo exigen…

Buen día…

 

DONAR PARAULA
La nostra vida té valor quan donem valor a les nostres paraules, quan el que diem i el que escrivim, és manifestació del que som, el que volem i al que ens comprometem. Un matrimoni té valor quan respecten i guarden com una cosa sagrada la PARAULA que es van donar el dia de les noces. La Constitució d’un país té valor quan es respecta i es posa en pràctica totes les seues paraules, o es reforma si la dignitat de les persones ho exigeixen…
Bon dia…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s