LA EPIFANÍA (Manifestación del Señor a todas las naciones)

Hoy estamos muy contentos por la celebración de la Epifanía, que todos conocemos con el nombre de “Los Reyes Magos”. Es una fiesta de alegría, sobre todo para los niños. Podríamos decir muchas cosas de Los Reyes Magos, pero sólo nos vamos a fijar en una: Los Magos, cuando vieron al niño, cayeron de rodilla y lo adoraron. Reconocieron a Dios en aquel niño. Como los Magos, nosotros necesitamos adorar a Dios, reconocer su presencia en la vida, el los acontecimiento y sobre todo en las personas. Pero ¿qué es adorar? Es pararse, guardar silencio, reconocer la presencia de Dios, admirarlo, sentirnos pequeños ante él, agradecer todo lo que ha hecho y está haciendo por nosotros, reconocer que somos suyos, alabarle, sentirnos dichosos de estar ante él, entregarle nuestra vida… Adorar a Dios no es sólo pedirle lo que necesitamos…. Dejemos cosas, actividades, trabajo, preocupaciones, curiosidades, necesidades, y otras muchas cosas… y caigamos a sus pies para adorar al Señor, contemplarle, amarle y darle nuestra vida, como agradecimiento a la entrega de su vida que él hace a nosotros… Los Magos, al adorarle, le entregaron lo que tenían… que nosotros, al adorarle, le entregamos nuestros bienes y nuestra vida, para que él disponga y haga lo que mejor que él quiere de nosotros….

Lunes, 6 de enero de 2020

Mt 2,1-12: Venimos de Oriente a adorar al Rey.

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes. Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: – « ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y  venimos a adorarlo.» Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: – «En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judea, no eres ni mucho menos la última de las ciudades de Judea, pues de ti saldrá un jefe que será el pastor de mi pueblo Israel.”» Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: – «ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.» Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

REFLEXIÓN

Para las personas que tienen esperanza, que buscan, que están abiertas a la vida, todas las cosas les hablan de Dios. No sólo ven las cosas, sino que interpretan y comprenden lo que significan aquellas cosas que ven y la llamada que Dios les hace a través de todo lo que se encuentran y que ocurren en el mundo. Este es el caso de los Magos de oriente. Tienen muchos conocimientos de las estrellas, pero sobre todo son hombres de fe. Y una fe que los lleva a reconocer que aquel niño es el Mesías prometido por todos los profetas. Pero no sólo lo adoran, sino que pone a sus pies lo que tenían: El oro, el incienso y la mirra. ¿Interpretamos nosotros  la vida desde la fe? ¿Reconocemos a Jesús y lo adoramos, en las personas que vamos encontrando a nuestro paso? ¿Ponemos a sus pies lo que tenemos para que él disponga de nuestros bienes y los destine a lo que él quiere?

 

SALIR

Por mucha tele que veamos, muchos whatsapps que nos envíen y mucho que nos metemos en el internet, si no salimos de nuestra casa y de nosotros mismos, y escuchamos a la gente, nunca nos encontraremos con la realidad de la vida. Y por mucho que salgamos, si no nos paramos a pensar, y no nos esforzamos por  interpretar lo que significa la vida, tampoco nos enteraremos de nada. Hemos de hacer un esfuerzo por encontrarnos con las personas y con su vida…

Buen día…

 

EIXIR
Per molta tele que vegem, molts whatsapps que ens envien i molt que ens fiquem en la internet, si no eixim de la nostra casa i de nosaltres mateixos, i escoltem a la gent, mai ens trobarem amb la realitat de la vida. I per molt que isquem, si no ens parem a pensar, i no ens esforcem per interpretar el que significa la vida, tampoc ens assabentarem de res. Hem de fer un esforç per trobar-nos amb les persones i amb seua vida…
Bon dia…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s