12 DE ENERO DE 2020

Domingo del Bautismo del señor

Is 42,1-4.6-7: Mirad a mi siervo, a quien prefiero.

Así dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo;
mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu,
para que traiga el derecho a las naciones. No gritará, no clamará,
no voceara por las calles. La caña cascada no la quebrará,
el pabilo vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho,
no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra,
y sus leyes que esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado con justicia,
te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho
alianza de un pueblo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los ciegos,
saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas.»

Sal 28,1a.2.3ac-4.3b.9b-10: El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Hijos de Dios, aclamad al Señor, aclamad la gloria del nombre del Señor, postraos ante el Señor en el atrio sagrado.

La voz del Señor sobre las aguas, el Señor sobre las aguas torrenciales. La voz del Señor es potente, la voz del Señor es magnífica.

El Dios de la gloria ha tronado. En su templo un grito unánime: «¡Gloria!»El Señor se sienta por encima del aguacero, el Señor se sienta como rey eterno.

Hch 10, 34-38: Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo.

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: -«Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas, anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan pre­dicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.»

Mt 3,13-17: Apenas se bautizó Jesús, salió del agua y vio que el Espíritu de Dios bajaba sobre él.

En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba, disuadirlo, diciéndole: -«Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?» Jesús le contestó: -«Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere. » Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía:-«Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto.»

 Homilía

Hoy celebramos el bautismo de Jesús, que recibió antes de comenzar su vida pública, en el rio Jordán, de manos de Juan Bautista. Jesús se puso en la cola de los pecadores como una persona más. Juan le dijo que era él quien tenía que ser bautizado por Jesús, no Jesús por él.  En su bautismo Jesús recibió el Espíritu Santo, oyó la voz del Padre que declaraba que era su Hijo predilecto y nos invitaba a todos a escucharle. Jesús sintió, de forma especial, en su bautismo, que era Hijo del Padre y que había venido a este mundo a cumplir la misión que el Padre le había encargado. Al recibir el Bautismo Jesús entregó su vida al Padre, y se comprometió a dar su vida por todos. No fue un rito, fue un compromiso. Fue como el anuncio de su muerte por todos.

En su bautismo Jesús comprendió que había venido a este mundo para cumplir lo que habían dicho todos los profetas. Hoy hemos escuchado en la primera lectura al profeta Isaías que dice del que tenía que venir: implantar el derecho en la tierra, para que abras los ojos de los ciegos, para sacar a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas.» Y el apóstol Pedro nos dirá en la segunda lectura: Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.» Para esto se bautizó Jesús, así fue Jesús y esto es lo que hizo en su paso por este mundo.

Jesús fue el que inició el Bautismo de todos nosotros los cristianos. Nuestro bautismo ha de ser igual o parecido al de Jesús. Para nosotros, bautizarnos es recibir el Espíritu de Dios que nos hace hijos suyos, es consagrar toda nuestra vida a Dios, dárselo todo a él, y  comprometernos a hacer lo que hizo Jesús desde que nació hasta su muerte en la cruz, siempre confiados en su amor y su ayuda que nos ofrece a cada momento.

Una cosa parecida al bautismo es el matrimonio.  Cuando una persona se casa con otra, se compromete a  entregar su vida a esa persona y a compartirlo todo con ella, viviendo con esa persona y dándole toda su vida y su amor, no sólo en las alegrías y cuando todo va bien, sino sobre todo en las penas, enfermedades, y cuando la vida se llena de dificultades.

Quizá en la Iglesia nos tengamos que plantear cómo damos el Bautismo a los niños o a cualquier persona que lo pide en una comunidad cristiana. No es normal que dos personas se casen sin conocerse bien, y sin tener claro lo que es vivir con otra persona y comprometer toda la vida con ella. Nos damos cuenta de que para el matrimonio, cuanto más preparación mejor. Así es también el Bautismo, no se debe recibir ni administrar a la ligera, porque puede ocurrir que la persona que lo recibe, se olvide de lo que ha recibido y deje su compromiso con Dios y con la comunidad cristiana, y viva como si no fuera cristiano.

La Misa que celebramos es la consumación de nuestro Bautismo. Si al bautizarnos nos hemos comprometido con Jesús, en la Eucaristía venimos a unirnos con él escuchando su   Palabra y recibiendo cada uno su cuerpo y su sangre. Que esta Eucaristía nos ayude a vivir nuestro Bautismo. Jesús, cuando se bautizó, se comprometió a  darnos su cuerpo y su sangre, cosa que cumplió en la última cena con sus discípulos y  nos lo ofrece cada vez que nos reunimos para celebrar aquella cena que nos dejó como memorial de su muerte y resurrección.

  • ¿Qué es para mí estar bautizado? ¿Cómo vivo mi bautismo?
  • ¿Me dejo llevar por el Espíritu que Dios me ha dado al bautizarme?
  • ¿Cómo he de vivir para pasar haciendo el bien en este mundo?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s