Domingo 26 de enero de 2020

Mt 4,12-23: Se estableció en Cafarnaún. Así se cumplió lo que había dicho Isaías.

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Gali­lea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande;
a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.» Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: -«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.» Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: -«Venid y seguidme, y os, haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

REFLEXIÓN

Por muy mal que esté la humanidad, Dios siempre hace brillar una luz para aquellas personas que quieren rehacer su vida y construir un futuro mejor para todos. La luz mayor que ha aparecido entre nosotros es la persona de Jesús.  Hace falta escuchar a Dios, tratar de comprender lo que él no quiere decir a través de su Palabra y de las cosas que van pasando y dejar que él vaya transformando nuestra vida. Tendremos que ver lo más importante en nuestra vida y dejar muchas cosas que nos atan y nos impiden ser nosotros y colaborar con Jesús para construir un mundo distinto y mejor para todos.

 

LO BUENO

Existe en nosotros una fuerte tendencia a hacer ver a los demás lo bueno de nuestra vida y ocultar nuestra realidad negativa… Eso hace que, en muchas ocasiones, engañemos a los que no nos conocen y que también nos engañemos a nosotros mismos. Quizá la causa de todo esto sea la necesidad de sentirnos queridos y aceptados, y la dificultad que tenemos en aceptarnos a nosotros mismos tal como somos…

Buen día…

 

EL BO
Existeix en nosaltres una forta tendència a fer veure als altres el que té de bo la nostra vida i ocultar la nostra realitat negativa… Això fa que, en moltes ocasions, enganyem als que no ens coneixen i que també ens enganyem a nosaltres mateixos. Potser la causa de tot això és la necessitat de sentir-nos volguts i acceptats, i la dificultat que tenim a acceptar-nos a nosaltres mateixos tal com som…
Bon dia…

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s