blog

 

4 de junio de 2019

Jn 17,1-11a: Padre, glorifica a tu Hijo.

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, dijo:«Padre, ha llegado la hora, glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique y, por el poder que tú le has dado sobre toda carne, dé la vida eterna a los que le confiaste. Ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo. Yo te he glorificado sobre la tierra, he coronado la obra que me encomendaste. Y ahora, Padre, glorifícame cerca de ti, con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes que el mundo existiese.  He manifestado tu nombre a los hombres que me diste de en medio del mundo. Tuyos eran, y tú me los diste, y ellos han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todo lo que me diste procede de ti, porque yo les he comunicado las palabras que tú me diste, y ellos las han recibido, y han conocido verdaderamente que yo salí de ti, y han creído que tú me has enviado. Te ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por éstos que tú me diste, y son tuyos. Sí, todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y en ellos he sido glorificado. Ya no voy a estar en el mundo, pero ellos están en el mundo, mientras yo voy a ti.»

REFLEXIÓN

Jesús le pide al Padre que le glorifique…Por lo que vemos en todo el Evangelio, Dios glorifica a Jesús, entregándolo a la muerte, por amor a todos nosotros. La gloria de Jesús es entregar su vida por amor a la humanidad. Dios es amor y manifiesta su gloria dándolo todo, y también su vida, por amor. Esta es la gloria de Jesús, y esta es nuestra gloria. Hay una gran diferencia entre la gloria del mundo que es recibir, tener, amontonar, y, en el mejor de los casos, dar algo pero no darse; y la gloria de Dios que es, no sólo darlo todo, sino darse, entregar su persona entera.

 

EDUCAMOS

No nos damos cuenta, pero llevamos muy metida en nosotros la mentalidad de que, para ser felices, hemos de tener cuanto más mejor, y así educamos a los niños y a los jóvenes. Cuando pensamos a fondo, nos damos cuenta de que necesitamos muy pocas cosas para vivir, y que la felicidad no está en tener, sino en compartir y en dar nuestra vida por amor. En esto consiste la madurez y la felicidad de las personas.

Buen día…

 

EDUQUEM
No ens adonem, però portem molt ficada en nosaltres la mentalitat que, per a ser feliços, hem de tindre com més millor, i així eduquem als xiquets i als joves. Quan pensem a fons, ens adonem que necessitem molt poques coses per a viure, i que la felicitat no està a tindre, sinó a compartir i a donar la nostra vida per amor. En això consisteix la maduresa i la felicitat de les persones.

Bon dia…

 

 

3 de junio de 2019

Lectura del santo evangelio según san Juan (16,29-33)
En aquel tiempo, aquel tiempo, los discípulos dijeron a Jesús: «Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que has salido de Dios». Les contestó Jesús: «¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo».

REFLEXIÓN

Los que iban con Jesús decían que lo tenían claro, pero no era verdad. Él quiere a sus discípulos no porque tengan una fe muy grande en él, ni porque sean muy buenos, o hayan hecho grandes obras. Los quiere porque los ha conocido, han convivido con él, y son sus amigos. Es el amor de Jesús el que los va preparando para la misión que él les encarga y el que los hará fuertes en las luchas y los problemas que se les vayan presentando. De lo que se trata, no sólo de que descubramos nuestras cualidades y las cosas que tenemos claras, sino sobre todo que lleguemos a descubrir y experimentar el amor que Jesús nos tiene y que nunca se separa de nosotros.

 

VALORAR

Hacemos crecer nuestra vida si la valoramos, si sabemos perdonarnos a nosotros mismos, si nos aceptamos como somos y no pensamos que somos más que nadie…Esto mismo ocurre cuando nos relacionamos con los demás… Sólo podemos ayudarles si los comprendemos y valoramos, sin idealizarlos ni demonizarlos, aceptándolos como son y ofreciéndoles nuestro apoyo, con respeto y de forma gratuita…

Buen día

 

VALORAR
Fem créixer la nostra vida si la valorem, si sabem perdonar-nos a nosaltres mateixos, si ens acceptem com som i no pensem que som més que ningú…Això mateix ocorre quan ens relacionem amb els altres… Només podem ajudar-los si els comprenem i valorem, sense idealitzar-los ni demonitzar-los, acceptant-los com són i oferint-los el nostre suport, amb respecte i de forma gratuïta…
Bon dia

 

 

 

 

2 de junio de 2019

Lc 24,46-53: Mientras los bendecía, iba subiendo al cielo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Y vosotros sois testigos de esto. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto.» Después los sacó hacia Betania, y levantando las manos, los bendijo. Y mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo). Ellos se volvieron a Jerusalén con gran alegría y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

REFLEXIÓN

El camino para llegar a la plenitud de la vida no es el de la comodidad, la buena vida y el estar por encima de todos, sino el del sacrificio, la humillación y la entrega de la vida por amor, así es como Jesús subió al cielo, así como encontró la vida que Dios quiere para sus hijos. A Jesús se le presentaron dos caminos: El de triunfar según el mundo y el de la verdadera victoria que es darlo todo por amor, hasta entregar la vida. Él escogió el segundo camino, se unió a todos los que sufren en este mundo para darles a entender que no quedarían sin recompensa. Y esto es lo que los cristianos hemos de vivir y anunciar a todos, con la fuerza del Espíritu Santo.

 

SIN PODER

No sólo se trabaja por el bien común desde el poder. La mayoría de los miembros de la sociedad, no tienen poder, y con su trabajo y su vida, hacen posible que la sociedad vaya adelante. La sociedad, depende más de todos sus miembros, que de los que tienen el poder. Lo que ocurre es que no tienen conciencia de que, sobre todo, depende de ellos.

Buen día…

 

SENSE PODER
No solament es treballa pel bé comú des del poder. La majoria dels membres de la societat, no tenen poder, i amb el seu treball i la seua vida, fan possible que la societat vaja avant. La societat, depén més de tots els seus membres, que dels quals tenen el poder. El que ocorre és que no tenen consciència que, sobretot, depén d’ells.
Bon dia…

 

 

 

 

1 de junio de 2019

Jn 16,23b-28: El Padre os quiere, porque vosotros me queréis y creéis.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Yo os aseguro, si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente. Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre.»

REFLEXIÓN

Pedir al Padre, en nombre de Jesús, es pedir apoyándonos en Jesús, pedir como pedía Jesús, dispuestos siempre a hacer la voluntad del Padre como él. Es dirigirnos a Dios con los sentimientos, actitudes y forma de ser de Jesús, tener en nosotros el Espíritu de Jesús. Es dejar que Jesús pida en nosotros, para que entre nosotros y Dios haya una total comunicación y sintonía. En nuestra oración ha de ser Jesús quien ore en nosotros. De esta manera, todo lo que pidamos al Padre nos lo dará.

 

APOYARNOS EN NOSOTROS

Es muy importante que seamos muy conscientes de nuestras posibilidades y que nos valoremos mucho a nosotros mismos, que miremos la vida con esperanza y que seamos soñadores. Al mismo tiempo hemos de ser realistas, y darnos cuenta de que somos limitados, que no podemos hacerlo todo y que tenemos una gran necesidad de los demás, sin que lleguemos a depender de ellos. El contar con los demás es fundamental en la vida…

Bon día…

 

RECOLZAR-NOS EN NOSALTRES
És molt important que siguem molt conscients de les nostres possibilitats i que ens valorem molt a nosaltres mateixos, que mirem la vida amb esperança i que siguem somiadors. Al mateix temps hem de ser realistes, i adonar-nos que som limitats, que no podem fer-ho tot i que tenim una gran necessitat dels altres, sense que arribem a dependre d’ells. El comptar amb els altres és fonamental en la vida…
Bon dia…

 

31 de mayo de 2019

Lc 1,39-56: ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: -«¡ Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.» María dijo:
-«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo habla prometido a nuestros padres – en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.» María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

REFLEXIÓN

María era una mujer que se sentía muy libre para hacer lo que ella creía que tenía que hacer, sobre todo cuando veía que tenía que apoyar a alguna persona que lo necesitaba. Se sentía muy llena de Dios y muy apoyada y acompañada por él. Esto es lo que le dio fuerzas para salir, no sólo de su casa y de su pueblo, sino de ella misma, y encontrarse con su parienta Isabel, que también era muy consciente de quién era María. Todo lo que le ocurre a María lo atribuye a Dios. Reconoce que es Dios quien llena su  vida y la historia de su pueblo. No estaba centrada en ella misma sino en Dios, por eso fue la madre del Señor.

 

¡LEVÁNTATE!

“Joven, levántate y participa, junto con muchos miles de hombres y mujeres en la Iglesia, unidos a todos los que trabajan por el bien de la humanidad…, en cuidar con ternura a los que sufren en esta tierra y buscar maneras de construir un país justo, un país en paz. La fe en Cristo nos enseña que vale la pena trabajar por una sociedad más justa, que vale la pena defender al inocente, al oprimido y al pobre, que vale la pena sufrir para atenuar el sufrimiento de los demás”. (Del discurso de Juan Pablo II a los jóvenes de Chile, nº 8, el 2 de abril de 1987)

Buen día

 

ALÇA’T!
“Jove, alça’t i participa, juntament amb molts milers d’homes i dones a l’Església, units a tots els que treballen pel bé de la humanitat…, a cuidar amb tendresa als quals pateixen en aquesta terra i buscar maneres de construir un país just, un país en pau. La fe en Crist ens ensenya que val la pena treballar per una societat més justa, que val la pena defensar a l’innocent, a l’oprimit i al pobre, que val la pena patir per a atenuar el sofriment dels altres”. (Del discurs de Joan Pau II als joves de Xile, núm. 8, el 2 d’abril de 1987)
Bon dia

 

31 de mayo de 2019

Lc 1,39-56: ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: -«¡ Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.» María dijo:
-«Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo habla prometido a nuestros padres – en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.» María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

REFLEXIÓN

María era una mujer que se sentía muy libre para hacer lo que ella creía que tenía que hacer, sobre todo cuando veía que tenía que apoyar a alguna persona que lo necesitaba. Se sentía muy llena de Dios y muy apoyada y acompañada por él. Esto es lo que le dio fuerzas para salir, no sólo de su casa y de su pueblo, sino de ella misma, y encontrarse con su parienta Isabel, que también era muy consciente de quién era María. Todo lo que le ocurre a María lo atribuye a Dios. Reconoce que es Dios quien llena su  vida y la historia de su pueblo. No estaba centrada en ella misma sino en Dios, por eso fue la madre del Señor.

 

¡LEVÁNTATE!

“Joven, levántate y participa, junto con muchos miles de hombres y mujeres en la Iglesia, unidos a todos los que trabajan por el bien de la humanidad…, en cuidar con ternura a los que sufren en esta tierra y buscar maneras de construir un país justo, un país en paz. La fe en Cristo nos enseña que vale la pena trabajar por una sociedad más justa, que vale la pena defender al inocente, al oprimido y al pobre, que vale la pena sufrir para atenuar el sufrimiento de los demás”. (Del discurso de Juan Pablo II a los jóvenes de Chile, nº 8, el 2 de abril de 1987)

Buen día

 

ALÇA’T!
“Jove, alça’t i participa, juntament amb molts milers d’homes i dones a l’Església, units a tots els que treballen pel bé de la humanitat…, a cuidar amb tendresa als quals pateixen en aquesta terra i buscar maneres de construir un país just, un país en pau. La fe en Crist ens ensenya que val la pena treballar per una societat més justa, que val la pena defensar a l’innocent, a l’oprimit i al pobre, que val la pena patir per a atenuar el sofriment dels altres”. (Del discurs de Joan Pau II als joves de Xile, núm. 8, el 2 d’abril de 1987)
Bon dia

 

 

30 de mayo de 2019

Jn 16,16-20: Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: – «Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver.» Comentaron entonces algunos discípulos: – «¿Qué significa eso de “dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”, y eso de “me voy con el Padre”?» Y se preguntaban: – «¿Qué significa ese “poco”? No entendemos lo que dice.»
Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: – «¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: “Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”? Pues sí, os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.»

REFLEXIÓN

Los que creen en Jesús, eligen, como él, la tristeza que se convierte en alegría, optan por la pobreza, la humildad, el sacrificio, no se dejan engañar por la alegría que nos ofrece el mundo. Los que no creen en él, aunque sean personas muy religiosas, eligen las alegrías del mundo: El dinero, el poder, el disfrutar de todos los bienes habidos y por haber. Y con esa elección, ellos se lo pasan muy bien, pero causan el sufrimiento y la muerte de miles de millones de personas.

 

LA PERSONA POR ENCIMA DE TODO

En el nº 19 de la carta de San Juan Pablo II Centésimus Annus, dice que el consumismo de la sociedad capitalista “coincide con el comunismo en reducir al hombre sólo a la esfera de lo económico y a la satisfacción de las necesidades materiales”. El valor más importante es la persona, no la ideología ni el régimen político…

Buen día

 

LA PERSONA PER DAMUNT DE TOT
En el núm. 19 de la carta de Sant Joan Pau II *Centésimus *Annus, diu que el consumisme de la societat capitalista “coincideix amb el comunisme a reduir a l’home només a l’esfera de l’econòmic i a la satisfacció de les necessitats materials”. El valor més important és la persona, no la ideologia ni el règim polític…
Bon dia