DOMINGO 32 DE TIEMPO ORDINARIO

Nos vamos acercando al final del año litúrgico, y las lecturas de los domingos que quedan hasta el Adviento, nos hablan del final de nuestra vida. Una cosa fundamental en la vida cristiana en la fe en la resurrección. La resurrección ilumina toda la vida y los pasos de los cristianos, como iluminó los pasos de la vida de Jesús. La fe en la resurrección nos libera del apego a muchas cosas y nos abre la posibilidad de comprometer y arriesgar nuestra vida en la construcción del mundo que Dios quiere. Otras personas, se comprometerán y arriesgarán su vida por otros motivos.

2M 7,1-2.9-14: El rey del universo nos resucitará para una vida eterna.

En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la ley. El mayor de ellos habló en nombre de los demás: -¿Qué pretendes sacar de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres. El segundo, estando para morir, dijo: -Tú, malvado, nos arrancas la vida presente; pero, cuando hayamos muerto por su ley, el rey del universo nos resucitará para una vida eterna. Después se divertían con el tercero. Invitado a sacar la lengua, lo hizo en seguida y alargó las manos con gran valor. Y habló dignamente: -De Dios las recibí y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios. El rey y su corte se asombraron del valor con que el joven despreciaba los tormentos. Cuando murió éste, torturaron de modo semejante al cuarto. Y cuando estaba a la muerte, dijo: -Vale la pena morir a manos de los hombres cuando se espera que Dios mismo nos resucitará. Tú en cambio no resucitarás para la vida”.

Por la fe en la resurrección los jóvenes de la lectura mantienen su fidelidad a Dios aún a costa de su vida. Para ellos la muerte es el paso a una nueva vida. La fe en la resurrección les da fuerza y valentía para sacrificarlo todo. Hoy también la fe en la resurrección nos tiene que dar fuerza a los cristianos, para no  caer en las trampas del dinero y de nuestra sociedad injusta, y hacer posible el nacimiento de un nuevo orden internacional, aún a costa de nuestra propia vida. Esta fe nos hará, cada día, morir a la comodidad y a la mediocridad, y testimoniar algo radicalmente nuevo, esa novedad que el mundo necesita para su transformación.

 

El salmo que vamos a rezar nos pone en comunicación con el Dios de la vida, el único Dios que puede resucitarnos y resucitar nuestro mundo, porque la resurrección no viene de nosotros sino de él.

Sal 16,1.5-6.8b.15: Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

Señor, escucha mi apelación,
atiende a mis clamores,
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño.

Mis pies estuvieron firmes en tus caminos,
y no vacilaron mis pasos.
Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío,
inclina el oído y escucha mis palabras.

A la sombra de tus alas escóndeme.
Yo con mi apelación vengo a tu presencia,
y al despertar me saciaré de tu semblante.

2Ts 2,16-3,5: El Señor os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. Hermanos: Que Jesucristo nuestro Señor y Dios nuestro Padre -que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente y una gran esperanza- os consuele internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. Por lo demás, hermanos, rezad por nosotros, para que la palabra de Dios siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros, y para que nos libre de los hombres perversos y malvados; porque la fe no es de todos. El Señor que es fiel os dará fuerzas y os librará del malo. Por el Señor, estamos seguros de que ya cumplís y seguiréis cumpliendo todo lo que os hemos enseñado. Que el Señor dirija vuestro corazón, para que améis a Dios y esperéis en Cristo.

Pablo recurre a Dios que es el único que puede llevar a término nuestra coherencia y la realización del encargo que se nos ha confiado. Es su fidelidad la que nos mantiene fieles y la que nos hace llegar hasta el final.

Señor, que nunca nos olvidemos de que tú eres la fuente de nuestra honradez, y de que sólo tú puedes hacer que, nuestro compromiso por construir tu Reino, vaya creciendo en profundidad y madurez. Aunque la vida de cada día se encarga de ponérnoslo de manifiesto, que tengamos siempre en cuenta, que sólo tú puedes transformar nuestra sociedad y nuestra historia.

Lc 20,27-38: No es Dios de muertos, sino de vivos.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección y le preguntaron: Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano.» Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella. Jesús les contestó: -En esta vida hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos, no se casarán. Pues ya no pueden morir., son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: «Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob.» No es Dios de muertos sino de vivos: porque para él todos están vivos.

Para Dios no hay nadie muerto, todos viven. Nosotros, por la limitación de nuestra visión, contemplamos la muerte, como el final de todo. Para Dios sólo existe la vida y la continuidad. Nosotros nos fijamos en las sombras y en el cansancio. Dios nos ofrece la luz y la vida. Nosotros estamos muy encerrados en las limitaciones de nuestra naturaleza. Dios nos ofrece la fuerza de su Espíritu. Según él, no hay nadie, por muy muerto que esté, que no tenga una resurrección pendiente.

 

Quítanos, Señor, la obsesión por la muerte, por lo negativo, por la impotencia y por la imposibilidad. Que la vida nueva de la resurrección (tu misma vida) irradie en nuestra existencia de cada día. Que sea la fe y la esperanza en la resurrección la que guie y aliente todos nuestros pasos. Danos el convencimiento de que cada uno de nosotros y el mundo en que vivimos, por muy muertos que estemos, tenemos una resurrección pendiente. Que tu amor nos saque de la muerte de nuestro egoísmo y nos haga experimentar la vida nueva de la resurrección. Ayúdanos a vivir como resucitados, no como muertos.

 

 

Lunes, 11 de noviembre de 2019: Hoy celebra la Iglesia la Fiesta de San Martin de Tours

Lc 17,1-6: Si siete veces vuelve a decirte: “lo siento”, lo perdonarás.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: -Es inevitable que sucedan escándalos; pero ¡ay del que los provoca! Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar. Tened cuidado. Si tu hermano te ofende, repréndelo; si se arrepiente, perdónalo; si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte: «lo siento», lo perdonarás. Los apóstoles le pidieron al Señor:
-Auméntanos la fe. El Señor contestó: -Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: «Arráncate de raíz y plántate en el mar», y os obedecería.

REFLEXIÓN

Escandalizar es influir en las personas para que obren mal, algo así como pervertir a las personas. Este se hace de forma fácil con los niños y las personas sencillas. Como vemos, Jesús le da mucha importancia al escándalo. Consciente, o inconscientemente podemos hacer daño, con nuestra forma de comportarnos. También nos habla Jesús de la importancia y la disponibilidad para el perdón. Es hacer con los demás lo que Dios hace con nosotros. Y otra cosa importante que nos dice es la fuerza que tiene la fe, esa virtud que nos abre a Dios para que recibamos su fuerza y sus dones.

 

ESCÁNDALOS

Conviene que seamos muy conscientes y honestos, para no hacer daño, con nuestra vida, a las personas que se relacionan con nosotros. Hay muchas cosas en la sociedad que son verdaderos escándalos, en personas, instituciones y medios de comunicación, por eso conviene que seamos sanamente críticos, sin caer en la obsesión de la desconfianza.

Buen día…

 

ESCÀNDOLS
Convé que siguem molt conscients i honestos, per a no fer mal, amb la nostra vida, a les persones que es relacionen amb nosaltres. Hi ha moltes coses en la societat que són vertaders escàndols, en persones, institucions i mitjans de comunicació, per això convé que siguem sanament crítics, sense caure en l’obsessió de la desconfiança.
Bon dia…

 

 

Domingo, 10 de noviembre de 2019

Lc 20,27-38: No es Dios de muertos, sino de vivos.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección y le preguntaron: Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano.» Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella. Jesús les contestó: -En esta vida hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos, no se casarán. Pues ya no pueden morir., son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: «Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob.» No es Dios de muertos sino de vivos: porque para él todos están vivos.

REFLEXIÓN

Los saduceos eran los más ricos de la nación, se lo pasaban muy bien, no necesitaban otra vida para consolarse de los sufrimientos de la vida presente. Por eso negaban la resurrección. Hoy en día mucha gente, la mayoría, no piensa en la resurrección, porque tiene muchas cosas para disfrutar en este mundo. Jesús, ante todos, deja bien claro que Dios es Padre-Madre de todos, y que no quiere que se pierda, o que se acabe la vida de sus hijos, quiere que la vida que les ha dado dure para siempre. No nos ha hecho para que nos perdamos, sino para que vivamos con él para siempre. El amor de Dios es más fuerte que la muerte, y que todas las fuerzas que nos vengan en contra. Por eso los que creemos en él, hemos de vivir con una confianza muy grande, sabiendo que nuestra vida no se va a perder, que nuestro destino no es el fracaso, sino la felicidad que dura para siempre. Esta es nuestra fe, y de ella tenemos que dar testimonio ante todos.

 

LAS ELECCIONES

Con el voto no se acaba el compromiso que tenemos con la sociedad. La nación depende de todos, no sólo de los que gobiernan. Todos los días hemos de sentirnos responsables de la marcha de nuestra pueblo y del país en el que vivimos. Quien conoce los problemas son las personas que los sufren no los gobernantes. Y ya hemos visto que cuando la gente no controla a los que gobiernan, enseguida caen en la corrupción…

Buen día…

 

LES ELECCIONS

Amb el vot no s’acaba el compromís que tenim amb la societat. La nació depén de tots, no sols dels que governen. Tots els dies hem de sentir-nos responsables de la marxa del nostre poble i del país en el qual vivim. Qui coneix els problemes són les persones que els pateixen no els governants. I ja hem vist que quan la gent no controla als que governen, de seguida cauen en la corrupció…

Bon dia…

 

Sábado, 9 de noviembre de 2019: Hoy celebra la Iglesia la dedicación de la Basílica de Latrán

Jn 2,13-22: Hablaba del templo de su cuerpo.

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: –«Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.» Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.» Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:
–«¿Qué signos nos muestras para obrar así?» Jesús contestó: –«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.» Los judíos replicaron: –«Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?» Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

REFLEXIÓN

La actuación de Jesús en el templo, fue uno de los motivos de más peso para que las autoridades religiosas decidieran darle muerte. Con esta acción dejó bien claro que el templo era él. Al darse cuenta de que lo iban a ejecutar, estaba anunciando la destrucción del templo y el comienzo de una nueva era: La Nueva Alianza, que se iba a realizar con su muerte y su resurrección. Las autoridades y toda la gente que los apoyaba, no entendieron nada, pensaban que el templo de Jerusalén iba a durar eternamente. Crían  en un Dios que apoyaba su poder  y su situación de privilegio por encima de todo el pueblo. Jesús vino para convertir toda la creación en un templo de adoración y de alabanza a Dios que ha creado y mantiene el universo con su amor y su misericordia. Y también nos descubrió que cada uno de nosotros somos templo donde habita Dios…

 

LIMPIAR

Todos estamos viendo que hace falta limpiar nuestra sociedad en todos los sentidos. Y eso se logra cuando limpiamos nuestras conciencias, nuestra forma de pensar y de actuar. Es fácil de sacar la basura de cualquier lugar… Cuesta más sacarla de nuestro interior y de la vida de nuestras asociaciones y grupos de nuestra sociedad…

Buen día…

 

NETEJAR
Tots estem veient que fa falta netejar la nostra societat en tots els sentits. I això s’aconsegueix quan netegem les nostres consciències, la nostra manera de pensar i d’actuar. És fàcil de traure el fem de qualsevol lloc… Cuesta més traure-la del nostre interior i de la vida de les nostres associacions i grups de la nostra societat…
Bon dia…

 

Viernes, 8 de noviembre de 2019

Lc 16,1-8: Los hijos de este mundo son más astutos con su gente que con los hijos de la luz.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes. Entonces lo llamó y le dijo: -¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido. El administrador se puso a echar sus cálculos: -¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar, me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa. Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo, y dijo al primero: -¿Cuánto debes a mi amo? Este respondió: -Cien barriles de aceite. Él le dijo: -Aquí está tu recibo: aprisa, siéntate y escribe «cincuenta».
Luego dijo a otro: -Y tú, ¿cuánto debes? El contestó: -Cien fanegas de trigo. Le dijo: -Aquí está tu recibo: Escribe «ochenta». Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.

REFLEXIÓN

Lo que Jesús nos quiere decir al contarnos esta historia, y a partir de su experiencia, es que tenemos que invertir nuestros bienes y nuestra inteligencia para construir el mundo que él quiere. Si las personas que negocian en el mundo son tan astutas y consiguen salir adelante, por muy grandes que sean los problemas, nosotros que trabajamos en el proyecto más importante de la historia, hemos de poner todo lo que está a nuestro alcance para construir el Reino de Dios en este mundo, ese Reino que es justicia, amor y paz para todos. No se trata de quejarnos y criticar lo malos que son los que tienen el poder en este mundo, sino de aprender de ellos para emplear todo lo que está en nuestras manos, en  llevar a cabo la misión que Dios nos encarga.

 

LOS NERVIOS

En muchas ocasiones, se confunden los nervios, los gritos, los gestos exagerados y las actitudes apasionadas con la seguridad y hasta con la verdad, cuando son precisamente todo lo contrario, lo que manifiestas es una inseguridad y falta de control que se ve a la legua. La persona segura y con ideas claras, se expresa con una gran serenidad y respeto a los que le escuchan que favorece la apertura y la comunicación entre todos…

Buen día…

 

 

ELS NERVIS
En moltes ocasions, es confonen els nervis, els crits, els gestos exagerats i les actituds apassionades amb la seguretat i fins amb la veritat, quan són precisament tot el contrari, el que  manifesten és una inseguretat i falta de control que es veu d’una hora lluny. La persona segura i amb idees clares, s’expressa amb una gran serenitat i respecte als quals li senten que afavoreix l’obertura i la comunicació entre tots…
Bon dia…

Jueves, 7 de noviembre de 2019
Lc 15,1-10: Habrá alegría en el cielo por un pecador que se convierta.
En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos: -Ese acoge a los pecadores y come con ellos.
Jesús les dijo esta parábola: -Sí uno de vosotros tiene cien ovejas y se le pierde una, ¿no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la descarriada, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento; y al llegar a casa, reúne a los amigos y a los vecinos para decirles: -¡Felicitadme!, he encontrado la oveja que se me había perdido.
Os digo que así también habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. Y si una mujer tiene diez monedas y se le pierde una, ¿no enciende una lámpara y barre la casa y busca con cuidado, hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, reúne a las amigas y vecinas para decirles:
-¡Felicitadme!, he encontrado la moneda que se me había perdido. Os digo que la misma alegría habrá entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.
REFLEXIÓN
Jesús nos deja muy claro quién es Dios y cómo es Dios: El que respeta siempre nuestra libertad, nos busca cuando estamos perdidos, el que emplea todos los medios para ofrecernos la salvación, el que valora nuestra vida por encima de todo, que sólo piensa en nuestra felicidad, el que se alegra y hace fiesta cuando nos encuentra y ve que nuestra vida puede continuar a su lado. Sólo hace falta que nos dejemos encontrar por él, que no nos cerremos a a su presencia y a su amor que siempre nos acompaña. Lo que nos separa de Dios no son nuestros pecados, sino el prescindir de él, el cerrarnos a su misericordia y su perdón.
SALVADORES
Hace gracia cómo hablan nuestros políticos, la fuerza exagerada que le ponen a sus discursos, lo convencidos de que tienen toda la verdad, y cómo se presentan como los salvadores de la humanidad, como si a política comenzara y acabara en cada uno de ellos, y anteriormente no se hubiera hecho nada, y como si los problemas de la sociedad se resolvieran de forma sencilla y a la fuerza. Parece que no andan muy sobrados de humildad y de sentido común…
Buen día…

Miércoles, 6 de noviembre del 2019: La Iglesia celebra hoy la memoria de los mártires del siglo XX en España

Lc 14,25-33: El que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: -Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: «Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.» ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío.

REFLEXIÓN

El amor y la unión que Jesús tenía con su Padre era total. Había renunciado a todas las cosas para entregarle su vida  y para llevar a cabo la misión que el Padre le encargaba. Era consciente de que el Padre y su proyecto se lo merecían todo. Así es como Jesús encontró su felicidad y la plenitud de su vida.  A partir de esta experiencia suya, nos propone a todos nosotros, no sólo ser buenas personas, sino comprometer toda nuestra vida en el amor a él y en construir el mundo que él quiere. Quedarnos a medias sería no comprender quién es él, ni lo que él quiere hacer en este mundo.

 

MEDIOCRIDAD

La mediocridad y la falta de compromiso es lo que da lugar a que, los que lo tienen claro y lo sacrifican todo por sus intereses, organicen el mundo, a todos los niveles, como ellos piensan y como a ellos les conviene, aunque encaminen a la humanidad a su destrucción…No sólo no hemos de hacer el mal, hemos de comprometer todas nuestras fuerzas en hacer otro mundo distinto, dejando a un lado los “remedios” que son peores que la enfermedad…

Buen día

 

MEDIOCRITAT
La mediocritat i la falta de compromís és el que dóna lloc al fet que, els que ho tenen clar i ho sacrifiquen tot pels seus interessos, organitzen el món, a tots els nivells, com ells pensen i com a ells els convé, encara que encaminen a la humanitat a la seua destrucció…No sols no hem de fer el malament, hem de comprometre totes les nostres forces a fer un altre món diferent, deixant a un costat els “remeis” que són pitjors que la malaltia…

Buen día…